Martínez Reverte rescata la lucha de los mineros asturianos

  • El escritor publica 'La furia y el silencio', relato de la protesta del 62 que cambió la sociedad

Sin armas ni palabras, solo con gestos, en un país en el que la palabra obrero no existía y menos aún la de huelga, siete mineros asturianos comenzaron hace 46 años un paro al que acabaron sumándose 40.000 trabajadores. Una demostración de solidaridad insólita tras la que España nunca volvió a ser la misma y que el escritor Jorge Martínez Reverte recupera en La furia y el silencio (Espasa).

"De una protesta contra unas condiciones laborales brutales nació la lucha por la libertad, la lucha contra Franco", explicó ayer el autor. Después de 5.000 inspiraciones de polvo de carbón extraído a más de 300 metros de profundidad durante seis horas cargando un martillo de cinco kilos, todo lo que recibían los mineros eran 85 pesetas al día.

En medio, las empresas mineras, con un papel que el escritor describe como "siniestro", porque el carbón ya no les era rentable y querían que la situación se degradase al límite para forzar que el Estado, como acabaría sucediendo años después, se quedara con las minas.

Lo que más le ha interesado al escribir sobre esa "huelgona" es que la historia, documentada a partir de más de 60 entrevistas y archivos policiales, entre otras fuentes primarias, se lea como una novela, "que se entiendan bien los hechos pero a la vez que pueda apasionar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios