Maya Picasso recuerda en la Casa Natal las fiestas de cumpleaños de su padre

  • La segunda hija del artista visitó ayer la sede de la Fundación dentro del Octubre Picassiano

Maya Widmaier Ruiz-Picasso, segunda hija del artista malagueño, declaró ayer en una visita a la Fundación Picasso Casa Natal que a su padre no le gustaba recibir muchas llamadas, por lo que en su casa, que era de tres plantas, sólo había un teléfono y el pintor nunca contestaba. En el 127 aniversario del nacimiento de Picasso, Maya destacó que cuando estaba su padre, la vida y los cumpleaños "eran más divertidos y animados", y que de los muchos regalos que recibía, lo único que le interesaba era el vino "o algo español", como el queso manchego. La segunda hija del artista visitó la Casa Natal en el marco de la celebración del vigésimo primer Octubre Picassiano, donde manifestó su alegría y la de su familia porque cada año se desarrollen actividades para conmemorar el nacimiento del artista, con lo que "no se olvida su figura".

Maya, que tiene 73 años, afirmó que "es curioso" volver a la casa donde nació su padre y donde pasó los primeros años de su infancia, pues es donde además vivieron sus abuelos y su tía Lola, por lo que para ella es "mucho más que un museo". "Mi padre era muy normal, no era como otros famosos, le daba igual haber cumplido un año más que un año menos", aseguró Maya, que añadió que "todo iba bien" si lo celebraba en familia y no había mucha gente.

Durante la visita a la fundación, el alcalde, Francisco de la Torre, afirmó que tener la presencia de Maya Picasso "es lo más parecido a estar con el genio", y añadió que "es muy especial" celebrar un aniversario con su hija. Según la directora de la Fundación Picasso, Lourdes Moreno, este año el número de visitas a la fundación ha aumentado, gracias a exposiciones como la de la fotógrafa estadounidense Lee Miller y el artista británico Roland Penrose, entre otras actividades desarrolladas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios