CINE

McKee: "El problema del cine europeo es que hace películas que no viajan"

  • El guionista, que imparte en Málaga un seminario organizado por Emedialab y la Cámara de Comercio, ha rechazado la existencia de fórmulas maestras para escribir, aunque sí hay "formas", del mismo modo "que se puede aplicar una forma al ruido para que se convierta en una música agradable"

El guionista estadounidense Robert McKee, que imparte por todo el mundo el que está considerado como el más prestigioso seminario sobre escritura de guiones, ha afirmado hoy que el problema del cine europeo es que "tiende a hacer películas que no viajan".

"Muchas películas europeas se quedan dentro de sus fronteras porque son muy localistas o nacionalistas, incluso desde el punto de vista lingüístico", ha dicho en rueda de prensa McKee, que impartirá su seminario, organizado por Emedialab y la Cámara de Comercio, en Málaga desde mañana hasta el domingo.

Sin embargo, a su juicio aun peor es que una película "intente imitar a otras culturas como la de Hollywood o la francesa, porque haciendo esto se pierde el sentido de la cultura intrínseca y se hace una película que no es sincera ni honesta".

Entre los directores españoles, Almodóvar es "el único internacional porque conoce muy bien el secreto" y las dos condiciones que debe cumplir una película "que se quiera ver en cualquier rincón del mundo".

La primera condición es que la historia sea "específica de la cultura a la que representa, verdadera y honesta", y por ejemplo al ver una película de Almodóvar el espectador piensa "que no se podría hacer hecho en ningún otro sitio más que en España" y recibe "el placer antropológico que desea sentir, porque le sitúa en la cultura española".

La segunda condición es que la historia "descubra el carácter humano universal", según McKee, que ha puesto el ejemplo de las obras de García Lorca, que "tienen fama internacional porque son culturalmente específicas y universalmente humanas".

Por ello, a los alumnos de su seminario les anima a que "dejen de pensar en los clichés españoles, no se centren en los estereotipos y busquen la humanidad en los personajes", ya que trabajando de esa forma podrán convertirse "en buenos escritores o guionistas".

McKee ha rechazado la existencia de fórmulas maestras para escribir un buen guión, aunque sí hay "formas", del mismo modo "que se puede aplicar una forma al ruido para que se convierta en una música agradable".

"Hay una flexibilidad, variabilidad y un componente muy misterioso en cualquier arte, y la belleza de un arte no se puede reducir a una simple fórmula", según este guionista, que ha reiterado que "cualquier arte puede parecer sencillo, pero al ponerse manos a la obra todo se convierte en una tarea muy compleja, imposible de hacer aplicando una fórmula".

Uno de los consejos que da a sus estudiantes es que reescriban sus textos para perfeccionarlos, algo que él hace en sus propios trabajos, aunque admite que "es horrible, y nunca se acaba".

"Cada vez que envío un guión a un productor o un director debo escribir un guión nuevo", ha dicho McKee, que cree que ello responde a un "comportamiento obsesivo compulsivo de todos los artistas".

En su opinión, el proceso habitual consiste en "partir de un guión mediocre que se va perfeccionando", tanto antes como durante y después del rodaje, con la participación del director, los actores y los productores, y en algunas ocasiones "incluso un buen día al guionista le dan el Oscar al mejor guión".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios