Medina Galeote invita a mirar y a ser mirado 'a tres bandas' en Fúcares

  • El antequerano comparte exposición en Madrid con Pere Llobera, Miki Leal y Andrei Roiter

La idea partió de la comisaria y crítica de arte Virginia Torrente: todo consistía en poner en marcha proyectos que sentaran en la misma mesa a galerías, comisarios y artistas como coautores de propuestas expositivas en orden de corresponsabilidad (aunque parezca lo contrario, no es extraño que cada vaya por su lado en lo que a organización de muestras se refiere). El experimento se llamó Jugada a 3 bandas y cuajó primero en Madrid, donde no tardaron en incorporarse las galerías más prestigiosas. Este año la experiencia se extiende también a Barcelona, pero además cobra un poderoso acento malagueño. La galería madrileña Fúcares, referente nacional donde los haya, se puso en contacto con el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Málaga y crítico Juan Francisco Rueda para, dentro de Jugada a 3 bandas, impulsar la realización de una exposición con un argumento común a la que habrían de ser convocados tres artistas españoles: Miki Leal, Pere Llobera y Andrei Roiter. El mismo responsable de Fúcares, Norberto Dotor, invitó a Rueda a que eligiera un cuarto creador y el seleccionado, a tenor del marco ofrecido por los otros tres artistas, fue el antequerano José Medina Galeote, uno de los mayores exponentes del panoramana andaluz contemporáneo. El resultado es la exposición Escópico-Esconder(se)-Escapar, que se inauguró el pasado lunes en la nueva y flamante sede de Fúcares en Madrid, en la calle Doctor Fourquet, donde podrá verse hasta el 18 de mayo.

El leitmotiv común de la muestra es el hecho de mirar:al visitante se le invita a mirar y a ser mirado, mediante piezas que acceden a ser indagadas, escrutadas, atravesadas como puertas, desentrañadas; y, al mismo tiempo, el espectador se convierte en objeto observado mediante cámaras, espejos y otros recursos inesperados. Se trata, en fin, y como apunta Rueda, de una representación de la vida en el presente: "Nunca ha sido tan fácil mirar a la gente a través, por ejemplo, de las redes sociales. Y, al mismo tiempo, nunca ha sido tan fácil ser mirado". Medina Galeote aporta para la ocasión tres obras determinantes: dos dibujos de grandes dimensiones pertenecientes a la serie Gabinete de guerra (Blanco a desaparecer y Bosque. Línea Maginot, ambos de reciente factura) y la instalación Landscape and Still life. En las dos primeras piezas, que forman parte de un monumental proyecto relacionado con el Guernica de Picasso, el artista recurre al lenguaje bélico para reinventar la noción de paisaje y, más allá, el modo en que éste es interpretado por quien mira, en una lectura que aborda la dominación y el abuso como ejes de la Historia y la violencia como esencia de la relación del ser humano con el espacio que habita. La tercera, más hermética, se adentra en otro paisaje ignoto a través de una mirilla. Quien decide observar lo que hay al otro lado desconoce que a su vez está siendo observado. Como vivir y ser vivido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios