Miguel Sánchez Robles obtiene el Premio de Poesía del Ateneo y la UMA

  • Los galardones distinguen además trabajos de grabado y fotografía

Comentarios 1

La vicerrectora de Cultura y Relaciones Institucionales de la UMA, María Isabel Calero y el presidente del Ateneo, Diego Rodríguez, presentaron ayer el fallo de los premios Ateneo Universidad de Málaga en la convocatoria de 2009. Los premiados recibirán 1.000 euros y una escultura diseñada por Juan José Ponce. El Premio de Poesía Impresor José Andrade Martín ha distinguido a Miguel Sánchez Robles con la obra De todo cuanto ofrece su fulgor a la nada. El jurado ha destacado los valores expresivos en total sintonía con el tono celebratorio de los poemas así como el buen uso y la adecuación del ritmo del verso libre a ese tono de celebración y al mundo que, coherentemente, se expresa en los poemas.

Por su parte, el Premio de Grabado Pablo Ruiz Picasso recayó en Mati Moreno Escobar con Sin título. El jurado destacó el dominio de la técnica de la xilografía, con la que la autora consigue unas calidades y tonalidades "sedosas, delicadas y mórbidas". Valoró también su capacidad para alcanzar la abstracción "en una obra reducida a su máxima pero justa simplicidad".

El Premio de Fotografía Arenas ha sido para la obra El abuelo, de José Luis García García. El jurado calificó el trabajo premiado como una fotografía de aparente sencillez, "que ha sido capaz de reunir en su composición la hermosa oportunidad, el equilibrio y un trabajo de laboratorio que le añade un velo de poesía visual". Recibió además un accésit la fotografía Soledad no puede conmigo, de Ingrid Gil Frías.

En la categoría de Periodismo, el Ateneo ha premiado el artículo Dichoso aquel de Lola Clavero Toledo. El jurado valoró su extraordinaria calidad literaria y su dominio del lenguaje. "Sin duda, un magnífico homenaje a Muñoz Rojas". El jurado destacó, asimismo, la gran calidad de los trabajos presentados entre los que, por su compromiso social y su espíritu crítico, se han otorgado dos accésit a Limpieza y sangre, de Javier Navas Baena y La verdadera Universidad, de Cristóbal Villalobos Salas.

Por último, el Premio de Ciencia y Tecnología Severo Ochoa fue a parar a Isabel Barbancho Pérez por el trabajo Técnicas digitales de transcripción polifónica y reconocimiento de partituras para servicios multimedia. El jurado valoró la aplicación de las más actuales tecnologías digitales a la preservación y difusión del patrimonio que representa la música antigua, particularmente la malagueña, y el hecho de que esta conexión entre ciencia, tecnología y cultura haya sido publicada en revistas internacionales de reconocido prestigio. La entrega de los premios se celebrará el 25 de marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios