Muere Arthur C. Clarke a los 90 años

  • El escritor inglés, refugiado en Sri Lanka desde hace décadas, era uno de los grandes maestros de la ciencia ficción y había alcanzado una enorme popularidad gracias a '2001: Una odisea del espacio'

El prolífico escritor inglés Arthur C. Clarke, que murió a los 90 años ayer en Sri Lanka, era considerado el gran maestro de la ciencia ficción y su mejor expresión la tuvo en Estados Unidos con 2001: Una odisea del espacio, una película basada en uno de sus cuentos.

Esa obra, The Sentinel (1951), fue llevada al cine por el director estadounidense Stanley Kubrick en 1968. Con ella, Kubrick ganó un Oscar y recibió más de 10 nominaciones para diversos premios de la cinematografía mundial. El éxito fue tan grande que Clarke debió convertir el cuento en una novela que se llamó igual que la película: 2001: Una odisea del espacio.

Clarke, además de ciencia ficción, escribió más de 100 libros de temas científicos y filosóficos en los que trató de determinar el lugar del hombre en el Universo.

Pero no sólo su única carta de presentación fue 2001: Una odisea del espacio. También se le conoció por obras como Childhood's End y Rendezvous with Rama, que llevaron a los críticos a compararlo con Isaac Asimov y Robert Heinlein, los otros grandes maestros de la ciencia ficción.

Nacido el 16 de diciembre de 1917 en Minehead (Inglaterra), fue desde niño un aficionado a la astronomía y en 1949 el apartamento en que vivía en Londres se convirtió en el cuartel central de la Sociedad Interplanetaria Británica, de la cual fue su presidente.

Durante la II Guerra Mundial (1940-44) prestó servicio en la Real Fuerza Aérea y le dio tiempo para escribir estudios técnicos y obras de ciencia ficción. Sin embargo, sólo logró publicar su primera Rescue Party en 1946, cuando el conflicto ya había concluido.

Su influencia no sólo alcanzó la excelencia literaria, ya que muchas de sus obras científicas introdujeron al mundo muchos conceptos que ahora son moneda de curso normal en el mundo de la tecnología.

Por ejemplo, una de ellas Can rocket stations give worldwide radio coverage? (1945) planteó por primera vez la idea de que los satélites geoestacionarios podían ser excelentes centros de las telecomunicaciones.

En 1969, cuando era considerado el principal profeta de la era espacial, Clarke se unió a la cadena de televisión estadounidense CBS para narrar junto al astronauta Wally Schirra la llegada de la cápsula Apolo a la Luna.

El escritor volvió a esa cadena de televisión para informar sobre las misiones Apolo 12 y Apolo 15 años después.

Pero aunque se le conocía sobre todo por sus obras técnicas y de ciencia ficción, Clarke también estaba interesado en los fenómenos paranormales, una afición claramente reflejada en su novela Childhood's end.

El escritor, que sufrió el síndrome post polio muchos años, terminó relegado a una silla de ruedas y en 1998 estuvo a punto de recibir el título de caballero del Reino Unido.

La investidura, postergada después de que el diario The Sunday Mirror lo acusara de ser un pederasta, se realizó en Sri Lanka dos años después.

En 1953, Clarke se casó con Marilyn Mayfield, un matrimonio que duró sólo seis meses y hasta su muerte fue perseguido por las dudas acerca de su orientación sexual.

En una ocasión, trató de ofrecer una explicación cuando señaló que para él "el matrimonio era incompatible desde el comienzo. No estaba destinado para el matrimonio... aunque creo que todos deberían casarse al menos una vez".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios