Muere Shangay Lily, la histórica 'drag queen'

  • Escribió varias novelas y debutó en el cine de la mano de Bardem

Feminista, gay, ateo, escritor, artista y activista. Así era Enrique Hinojosa Vázquez, conocido con el nombre artístico de Shangay Lily, que falleció el lunes a los 53 años en Madrid tras una larga enfermedad. Malagueño de nacimiento, estaba considerado como uno de los primeros drag queen españoles que en los años 90 revolucionó el panorama artístico y puso patas arriba el mundo gay con la fundación en 1993 del Shangay Tea Dance, la primera fiesta temática gay que, siguiendo la tradición neoyorquina, se realizaba en España cada domingo a la hora del té con el propósito de divertir a un público homosexual culto. Poco después, creó Shangay Express, la primera revista gratuita exclusivamente gay de este país.

Ayer, las redes sociales se llenaron de mensajes de condolencia. Actores, escritores, presentadores, políticos, activistas lloraron su muerte. También la Guardia Civil: "Seguirás luchando contra la homofobia". Shangay no creía en nacionalidades, tribus, ni géneros. Y así lo reconocía en su blog. "Mi patria es el vientre de mi madre", respondía a quien le preguntaba de dónde era; "mi tribu es feminista y por lo tanto sin apellidos patrilineales, nosotras creamos nuestra identidad, nuestro nombre-alma, como los esquimales Inuit", recalcaba a quien trataba de averiguar su "nombre de verdad". Vivió en Nueva York, Bologna, Amsterdam, Londres, Roma, Miami y París "como buena nómada pagana" y defendía la "globalización feminista radical".

Una de las pintorescas situaciones que protagonizó se remonta a 2010, cuando acudió a la presentación de un libro e interrumpió a Mariano Rajoy a los pocos segundos de tomar la palabra: "Señor Rajoy, en nombre de la comunidad homosexual y gay, quiero pedirle que recapacite sobre sus declaraciones cuestionando el matrimonio homosexual". Acto seguido, sacó un cartel con el lema "Partido Popular=Homofobia", que acompañó al grito de "¡Basta ya de homofobia en el PP!". Fue expulsado de la sala.

Shangay escribió varias novelas y una antología de sus monólogos teatrales estrenados. Dio el salto al cine junto a Javier Bardem y Aitana Sánchez-Gijón en la película Boca a Boca. Dirigió Santa Miguel de Molina. En televisión abanderó el llamado boom gay haciendo gala de su homosexualidad y su talento en programas como Esta noche, sexo (Antena 3, 1994) o Esta noche cruzamos el Mississippi (Telecinco, 1994). Aunque su debut con sección propia tuvo lugar en el programa La noche prohibida (1995). Pronto se convirtió en un personaje imprescindible para las televisiones de España.

Con sus ingeniosas observaciones y su transgresora personalidad se coló en todos los hogares en programas como Corazón de... (1998-2000). Le siguió el magazín Quédate conmigo (2000). Su fama quedó cimentada con la primera edición de La Granja (2004), un reality en el que denunció la transfobia y el machismo. Pero su gran orgullo no fue otro que dar forma a su propio programa sobre literatura: Shangay Café (Onda 6-Grupo Vocento, 2003-04), por el que pasaron personalidades de la talla de Susan Sontag, Jesús Ferrero, Boris Izaguirre o Lucía Etxebarría.

Se definía como un "artivista", fusión de arte y activismo que guió toda su carrera. En 2006, cansado de las "manipulaciones a su mensaje", rompió una foto de Esperanza Aguirre en uno de los principales programas de la cadena pública regional Telemadrid. Trabajaba en los últimos retoques de edición de su último libro Adiós Chueca. Memorias de gaypitalismo: la creación de la marca gay, que refleja su entrega al sistema consumista y que se publicará próximamente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios