Muere a los 78 años Terele Pávez, una de las grandes secundarias del cine español

  • Un derrame cerebral acaba con la vida de la reconocida actriz, nacida en Bilbao en 1939

Se definía como "una jubilada con pensión" y veía con desesperanza el mundo actual: "Hoy se fomenta la traición, la malicia, la venganza, solo hace falta mirar un poco la televisión para aprender dónde estamos". Teresa Marta Ruiz Penella, conocida artísticamente como Terele Pávez, murió ayer en el Hospital La Paz de Madrid a los 78 años tras sufrir un derrame cerebral, según informó la Fundación Aisge. La bilbaína, nacida en 1939, atesoraba una extensa carrera como actriz de teatro, televisión y cine, donde debutó siendo una niña en la película Novio a la vista de Luis García Berlanga.

En 2014 ganó el premio Goya a la mejor actriz de reparto por su papel en Las brujas de Zugarramurdi, dirigida por Álex de la Iglesia, el cineasta con el que trabajó en más ocasiones, incluida su última aparición en la gran pantalla, El bar, la última cinta del director vasco y estrenada este año.

Hija del diputado de la CEDA durante la Segunda República Ramón Ruiz Alonso y de Magdalena Penella, que provenía de un linaje de artistas, Terele Pávez era la menor de las tres hijas actrices que tuvo el matrimonio, aunque cada una utilizó un apellido artístico diferente. Su hermana Emma Penella falleció en 2007, mientras Elisa Montés, madre de la también actriz Emma Ozores, tiene 82 años y se retiró del mundo de las cámaras.

Entre los años 50 y 70 Pávez trabajó con directores como Jesús Franco (Tenemos 18 años), Mariano Ozores (Las dos y media y... veneno), Angelino Fons (Fortunata y Jacinta), José Antonio Nieves Conde (La revolución matrimonial), Bigas Luna (Tatuaje) y José Luis Cuerda (Mala racha), y en 1984 le llegó uno de sus papeles más recordados en Los santos inocentes de Mario Camus, adaptación de la novela de Miguel Delibes en la que compartió cartel con Alfredo Landa, Francisco Rabal y Juan Diego. A esta película se refirió el pasado octubre en el Festival de Sitges: "Yo para él fui su hermana Régula y para mí él era mi hermano Azarías", dijo sobre Rabal. Pero fue Álex de la Iglesia el director que más apostó por ella. Pávez participó en El día de la bestia (1995), una de las películas más célebres del realizador. Interpretó a Rosario, la madre del personaje encarnado por Santiago Segura, una mujer con foto de Tejero en su casa, y afirmaba que todavía había gente que la detenía por la calle para hablarle de ese papel, que volvió a ponerla en el candelero. "Álex contactó conmigo en un momento en el que yo no trabajaba y nos caímos bien desde el principio: los dos somos zurdos y de Bilbao y tenemos sentido del humor. Siempre ha sido muy tierno conmigo, pero también es respetuoso con todo el mundo, algo que me gusta, eso es amor para mí", apuntó en el citado festival.

Sobre El día de la bestia señalaba que los actores, cuando acabaron de rodarla, no fueron muy conscientes del "cambio" que supondría para el cine español. "Ahora, en cambio, todo el mundo cuestiona a De la Iglesia, parece que quieren que no se vaya a sus películas", lamentaba.

La comunidad, Las brujas de Zugarramurdi y El bar fueron otras cintas en las que coincidieron.

Terele Pávez desarrolló también una trayectoria teatral, con montajes como Águila de blasón (1966), Tú y yo somos tres (1972), La Celestina (1978) y Fedra (1982). En televisión trabajó en Cañas y barro, Curro Jiménez Cuéntame cómo pasó y Buscando el norte, entre otras series.

Nunca ocultó que siempre había sido una mujer de izquierdas, una "zurda arreglada", porque de pequeña no le dejaban escribir con su mano izquierda y le enseñaron a coger el lápiz con la derecha, lo que para ella fue algo muy duro. "Me salvó el ballet", decía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios