El Museo Fosforito abrirá sus puertas en Córdoba a principios de 2009

  • El edificio acogerá las cartas, carteles, trofeos, medallas y otros objetos realizados por el artista durante toda su trayectoria

Entre el Triunfo de san Rafael y la Fuente del Potro en Córdoba se alza la futura Casa del Flamenco-Museo Fosforito, un espacio que estará dedicado a este antiguo arte y en el que se rendirá homenaje a este cantaor cordobés afincado en Málaga. Ayer Antonio Fernández Díaz visitó por primera vez la antigua Posada del Potro, un edificio del siglo XIV que ha formado parte importante de esta emblemática plaza de la ciudad, y que será la encargada de guardar entre sus gruesos muros una parte de su legado. La promesa de crear un lugar en el que exponer las cartas, carteles, trofeos, medallas y otros de sus objetos realizada al artista por fin empieza a verse plasmada en este edificio, cuyas obras finalizarán previsiblemente para comienzos del año próximo, según anunció el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Andrés Ocaña, que aclaró que es difícil concretar una fecha exacta.

"Es una maravilla y además el sitio no puede ser mejor, más tradicional, más histórico, más cervantino", expuso Antonio Fernández Díaz Fosforito. Después de varios retrasos en las obras, el cantaor pudo ver en persona la evolución de los trabajos de la Casa del Flamenco, que comenzaron en octubre de 2006 y que cuentan con un presupuesto de 670.000 euros. El primer plazo de finalización para la rehabilitación de este monumento se fijó en agosto de 2007, aunque poco después se anunció un considerable retraso que estableció la fecha en este mes de septiembre.

La intervención ha sido "muy respetuosa, siguiendo las características originales de este inmueble", explicó Ocaña. La lentitud de la obra responde a la dificultad en los trabajos para habilitar la Posada del Potro al tratarse de un edificio declarado monumento. Por ello la configuración del inmueble es la misma que originalmente tenía, sin añadir más elementos "así que no siempre se puede hacer todo lo que a uno le gustaría en función de las actividades porque estamos obligados a preservarlo tal y como es", añadió Ocaña. Los problemas más serios estructurales y de intervención ya están resueltos, ahora "lo que queda son las terminaciones, que requerirán su tiempo".

Por su parte, el primer teniente de alcalde, Rafael Blanco, anunció que "es un día muy significativo porque responde a un compromiso que teníamos con Fosforito". "Esto va a permitir que Córdoba haga justicia doblemente", por una parte recuperando un espacio histórico y cultural como es la Posada del Potro; y por otro, haciendo justicia al mundo del flamenco "que tanto ha significado en la vida cultural y las raíces de la ciudad" y a la figura de Fosforito para "que sea aquí precisamente donde se puedan exponer los recuerdos de toda una vida dedicada al mundo del flamenco", explicó Blanco.

En la distribución de la Casa del Flamenco, el Museo Fosforito se situará en el ala derecha de la planta baja, donde se expondrán los objetos donados por el artista que permanecen en el Ayuntamiento. La parte izquierda estará dedicada a exposiciones ocasionales. En este lado se encuentra la cuadra, con el pesebre original. El techo de este espacio también es el primitivo, aunque con algunos refuerzos puntuales. El artesonado ha recuperado su aspecto y las balconadas cuentan con sus vigas originales. El empedrado de se ha rehecho con cal y se ha adaptado a la cota necesaria para evitar barreras arquitectónicas. La planta superior dispondrá de un salón de actos y también albergará la zona de oficinas. Además el edificio estará dotado con las últimas tecnologías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios