Arte

El Museo Jorge Rando aspira a triplicar las dimensiones de su sede

  • La fundación del pintor ha adquirido ya un edificio colindante en el Molinillo y trabaja para incorporar otras tres parcelas anexas señaladas por la Junta de Andalucía para las tecnocasas.

El Museo Jorge Rando presentó ayer un balance de sus dos primeros años de vida, con su titular a la cabeza, y lo hizo hacia adelante, dando cuenta de los proyectos con los que espera crecer en un futuro próximo como equipamiento artístico y cultural de referencia internacional. Para ello, el mismo Jorge Rando vistió de largo la nueva exposición del centro, Ciclistas, animales y otras cosas, una selección de unas 120 obras (con predominancia abrumadora de la pintura salvo dos esculturas) realizadas en su mayoría en los últimos quince años, que ocupa las cuatro salas del museo y que podrá verse hasta el 30 de octubre. Además, el pintor malagueño anunció que el próximo día 16 se presentará en el Instituto Cervantes de Hamburgo el proyecto Barlach / Rando, un órdago a mayor gloria del expresionismo que reúne tanto esculturas del artista alemán Ernst Barlach (objeto de una reciente y amplia retrospectiva en el Museo Jorge Rando, que constituyó la primera exposición dedicada al mismo en España y que fue visitada por más 45.000 personas) como pinturas de Jorge Rando, y que tras su puesta de largo en Hamburgo se embarcará en una larga gira por Latinoamérica y Europa. No obstante, la iniciativa más llamativa de las anunciadas ayer por el pintor tiene que ver con el mismo equipamiento de su museo en el barrio del Molinillo. Y es que la Fundación Jorge Rando ha puesto sobre la mesa una iniciativa por la que pretende triplicar las dimensiones del centro, desde los mil metros cuadrados construidos actuales hasta unos tres mil. Para ello, la institución ya ha adquirido, "de forma independiente y sin más ayudas", tal y como subrayó ayer el mismo Jorge Rando, una casa colindante de unos doscientos metros cuadrados que ya después del verano se empleará como almacén de forma transitoria. El objetivo de la fundación es adquirir otras tres parcelas, situadas en la trasera del Convento de las Mercedarias en dirección a la Goleta, que permitirían añadir una extensión de dos mil metros cuadrados construidos, hasta hacer del Museum Jorge Rando "el verdadero espacio para el arte desde el que queremos llevar el nombre de Málaga a todo el mundo", precisó el artista.

Pero la consecución de este ambicioso proyecto requiere de algo más que inversión. Y es que la Junta de Andalucía había incluido las tres parcelas colindantes al museo para su proyecto de tecnocasas, que continúa en vía muerta y sin financiación. Jorge Rando señaló al respecto que ya se están produciendo conversaciones entre su fundación, el Ayuntamiento y la Junta para desbloquear el asunto "y para que la ampliación pueda llevarse a cabo, dado que parece que finalmente las tecnocasas no se van a hacer". La superficie ganada al museo se dedicaría, en gran parte, a los talleres que ofrece la institución a jóvenes artistas interesados en el neoexpresionismo (y que actualmente frecuentan pintores llegados de muy diversos orígenes, desde Alemania a Arabia Saudí pasando por Ucrania, además de Málaga), aunque Rando insiste en que las dependencias acogerían actividades "mucho más allá de la pintura, también en torno al teatro, la música o la literatura". El proyecto contempla la disposición de nuevas zonas ajardinadas y la facilitación de los accesos, con la demolición de la casa recientemente adquirida a un privado para tal fin. La jugada va en serio, por cuanto Jorge Rando afirma que su empeño está puesto, sobre todo, en el futuro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios