El Museo Marítimo sienta sus primeras bases

  • El equipamiento contará con un centro de investigación y un marco cronológico desde los fenicios

Tras años de cavilaciones el proyecto del Museo Marítimo de Málaga ha soltado por fin amarras. Así lo han hecho notar a los medios Javier Noriega, director de la compañía de arqueología subacuática Nerea, el delegado de cultura del Ayuntamiento de Málaga, Miguel Briones, y el responsable de Caja Duero, Javier Risco, representantes de la convención de expertos que se reunió ayer por la mañana en el Instituto de Estudios Portuarios, junto a los muelles de nuestra ciudad.

En ella se acordaron los contenidos históricos que serán objeto de exposición y de labores investigadoras; también se trató la futura estructuración del museo, se establecieron la pautas jurídicas que regularán su desarrollo y se analizó el impacto socio-cultural de su establecimiento tanto en Málaga como en el marco europeo. La comisión, según palabras de Noriega, ha sido "un mosaico de profesionales", y es que la afluencia de profesores, marineros, empresarios, así como de toda clase de especialistas ha generado un precipitado de ideas de gran utilidad para las sesiones de trabajo posteriores, que se celebrarán con una periodicidad de tres meses. "Nos movemos entre la pulsión y la razón -declaró el delegado de Cultura-; el resultado debe nacer de una maduración donde esta última se imponga desde un punto de vista democrático y plural".

El marco cronológico que comprenderá el museo es extenso. Un viaje en el tiempo que comienza con la llegada de griegos y fenicios al litoral malagueño y que prosigue con los acontecimientos de la dominación romana; tras un recorrido por el periodo bizantino se adentra en el dilatado conflicto cristiano-islámico para desembocar en tiempos modernos y contemporáneos, donde se pondrá mayor énfasis a causa del vertiginoso desarrollo tecnológico a nivel marítimo que tuvo lugar en ambas épocas. El centro no sólo atenderá aspectos históricos, pues su objetivo, según expresó Miguel Briones, "es un tratamiento integral de los temas referidos al mar", por lo que prestará atención a otros temas más actuales como el buceo, la marina deportiva y de recreo.

Las nuevas tecnologías estarán presentes en un museo que pretende ser un ente vivo, capaz de evolucionar según las últimas tendencias y de transmitir con eficiencia su tesoro de conocimientos a la sociedad malagueña. Para ello se planteó un centro de investigación y desarrollo desde el que se llevará a cabo una importante labor educadora y de concienciación, otro de los objetivos especificados ayer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios