Música clásica que resuena en las aulas

Parecía todo caótico. Música por todos lados. Violín y piano resonaban en aquellas amplias aulas y unos inquietos alumnos se giraban para ver qué ocurría. Musical Summer Málaga es lo que pasaba. Un festival de música clásica a nivel internacional que vuelve a la capital por segundo año consecutivo y que tiene reconocido prestigio entre los amantes de la materia.

Para ser un 14 de julio, el Conservatorio Gonzalo Martín Tenllado, ubicado en la Avenida Moliere, está abarrotado y hasta el 22 de julio será así. Alumnos nerviosos que acuden a masterclasses de violín y piano impartida por los máximos referentes mundiales en la materia, provenientes de Rusia, Letonia, Estonia, entre otros.

Piano, violín y música de cámara, compuesta por un trío de chelo, piano y violín, serán protagonistas de Málaga durante dos semanas. Un total de nueve conciertos recorre las calles y los auditorios de la ciudad dando un toque clásico con sus notas musicales.

Al piano estarán las manos de Dina Yoffe, una de las fundadoras del festival, Billy Eidi y Daniel Vaiman. Y los arcos del violín de Michael Vaiman, y la profesora Mari Tampere- Bezrodny, estarán desde las 9:00 de la mañana hasta las 15:00 en las aulas del Martín Tenllado.

En el Musical Summer hay una estampa particular, si tenemos en cuenta que en él están representadas 19 nacionalidades diferentes. Japón, Croacia, República Checa, Corea del Sur, Rusia, entre otras, son las nacionalidades que se han animado a visitar el sur de España. Si paseamos por los pasillos o las clases del conservatorio veremos una marea de japoneses y según el profesor y organizador del festival Daniel Vaiman es normal. "La razón es sencilla. La profesora Dina Yoffe tiene un renombre importante en Japón por sus interpretaciones de las piezas de Chopin que han conseguido un considerable número de premios a escala internacional".

"La mayoría de los alumnos son de otros países, y eso se debe a que en España no hay conciencia sobre música clásica. Yo soy de Alicante y tuve que salir a estudiar fuera" relató Irene Rubio. Por otro lado, la profesora Dina Yoffe se manifestó al respecto y dijo que en España "hay mucho talento pero falta escuela. Sí que es cierto que hay muchos profesores buenos pero algo falla, no sé si es el sistema o la falta de constancia pero algo no va bien".

España, a pesar de no ser un referente en violín y piano también tiene cabida en el festival internacional Musical Summer. Si damos un paseo por las clases o por los conciertos, podremos ver a cinco españoles que forman parte de los 43 participantes con los que cuenta el festival. Por lo que se puede decir que también hay talento Made in Spain en las aulas del Martín Tenllado.

Sergio Llorente cogió el avión hasta Málaga desde Castellón y tocará el violín junto a Michael Vaiman; otro chico, Daniel Castro, viene desde el Escorial en Madrid y recibirá clases de violín durante las próximas semanas: en el piano y desde Pamplona estará Paula Belzunegui una joven que estudia en Londres y que ha venido hasta Málaga para recibir clases de su pianista favorita; Daniel Acebes un chelista colaborador que viene de Palencia: y una joven malagueña.

Aunque alarme, al ver tanto artista extranjero, Málaga también está presente. Y es que la violinista antequerana Paloma Espinosa ha recibido a sus 22 años una beca de la Fundación Musical de Málaga por la que participa en las masterclasses que se dan en las aulas del Tenllado.

Estos 43 jóvenes, ya han pasado por algunos conciertos. Estuvieron el lunes en el teatro Echegaray, el martes en el Museo Thyssen, el miércoles en el recinto Municipal Eduardo Ocón. Son conciertos que en su mayoría se celebran al aire libre en la capital y además, son en su mayoría gratuitos.

"Contamos con la colaboración de alumnos del propio conservatorio Martín Tenllado que además de venir como oyentes a las clases, participarán en una masterclass con Dina Yoffe", relató Daniel Vaiman.

Es el caso de Miguel Ángel LaTorre que campaba desorientado por los pasillos del conservatorio donde años atrás recibió su formación básica. "Para mí es como estar en casa. Participaré de forma activa en las masterclasses y he estado ya en tres de ellas. El nivel es muy alto pero es un honor poder hablar con profesores y alumnos internacionales que son tan buenos", decía un emocionado pianista.

Mientras tanto, María Yakovleva, natal de Rusia, tocaba el violín apasionadamente al lado de su profesor Michael Vaiman. "Toco el violín desde hace 21 años y todos los días practico entre tres y cuatro horas. Es un honor para mí aprender de un profesor tan admirable, por ello, es la segunda vez que participo en el festival", relató Yakovleva.

La pamplonesa Paula Belzunegui que estudia en el conservatorio de Londres explicó entre notas musicales que es una experiencia única, "ayer el concierto fue increíble y hoy he tenido mi primera clase en la que he aprendido un montón con Vaiman", dijo.

Sin duda alguna las dos bazas del festival son Michael Vaiman y Dina Yoffe que fundaron en 2002 el Musical Summer. "Cuentan con años de experiencia y con una inmejorable carrera, por ello, los tenemos como profesores en todas las ediciones", explica Irene Rubio.

Musical Summer nace para que los jóvenes estudiantes no estén todo el verano sin practicar con sus instrumentos. "Es una posibilidad de que estén en activo y que puedan conocer a otros estudiantes internacionales y a los propios profesores", explicó Yoffe.

Dina Yoffe lleva dando clases desde que salió del instituto y confiesa que "no solamente aprenden los alumnos de los profesores sino que también los profesores aprenden de ellos. Son muchas nacionalidades las que abarca el festival y siempre se aprende algo, aunque sea un poco de idioma", dijo entre risas Yoffe diciendo que quería aprender español.

En estas aulas se forma a alumnos que serán profesionales en el futuro y que además, serán los protagonistas de los conciertos que presencie Málaga. Uno de los alumnos, y que tocó el piano el martes en el Museo Carmen Thyssen es el Ucraniano Kostiantyn Tovstukha, quien explicó que su pianista preferida es Dina Yoffe y que por eso ha venido hasta Málaga. "Llevo tocando el piano desde que tengo seis años y le dedico menos horas de las que debería porque necesitaría estudiar aún más", dijo Tovstukha. El joven tocará junto a su compañera japonesa Saori Nagasaka una pieza de piano y violín en el concierto del viernes en la Sala María Cristina.

Málaga tiene mucha agenda cultural y aunque Musical Summer no es la única actividad de música clásica que se hace en la ciudad desde la organización del festival que es positivo para piensan que "es positivo que se celebre en Málaga porque contribuye a acercar la música al público gracias a los conciertos.", dice la pianista Irene Rubio. "Estamos animados y la verdad es quien ha empezado todo con buen pie, así que repetiremos el año que viene", dijo Vaiman.

43 alumnos se alojarán en el albergue Inturjoven hasta el próximo 24 de julio y sin duda, darán un toque musical a las noches malagueñas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios