Nacha Pop, una reunión con futuro y no para vender el pasado

  • El grupo, icono de la movida más pop, regresa tras casi 20 años de su despedida con un álbum en directo de su gira

El pasado verano Antonio Vega y Nacho García Vega se fundieron de nuevo en Nacha Pop, casi 20 años después de su despedida, con una gira que culminó en Madrid en un intenso concierto recogido en Tour 80-08. Reiniciando, álbum que, además de recordar el pasado, anuncia una nueva vida artística para el grupo.

"No nos hemos juntado sobre el escenario para explotar los logros del pasado, sino para iniciar el proceso de lo que va a ser una colaboración artística que esperamos que se prolongue en el tiempo", y al que seguirá un muy probable próximo disco con temas inéditos del grupo, explica Nacho García Vega en solitario, ante la ausencia de su primo y compañero de banda Antonio Vega, quien no acudió a la cita programada.

"Este regreso no es una segunda parte. Recuperamos éxitos anteriores y los llevamos al día de hoy para demostrar que la banda puede existir a partir de ahora sin necesidad de mirar al pasado", explica más tarde Antonio Vega por teléfono, para quien la existencia de un nuevo disco depende de la respuesta de la gente a este lanzamiento.

Tour 80-08. Reiniciando (Vale Music), editado en un doble CD y un DVD que sale mañana a la venta, recupera de forma íntegra el último concierto de su gira de regreso, ofrecido por los autores de La chica de ayer, Vístete o Lucha de gigantes en el Palacio de Congresos de Madrid en octubre de 2007, aunque sin la presencia del su tercer componente, Carlos Brooking, quien ha dado su beneplácito para el proyecto.

Fue una actuación en la que se concentraron "toda la intensidad de un final de fiesta, la fuerza de jugar en casa -en la ciudad donde el grupo ha nacido y se ha criado- y la responsabilidad de dejar constancia de ello", recuerda Nacho García Vega.

Porque tanto esta grabación como la gira previa generaron en ellos "una dosis gigante de responsabilidad y algo de miedo ante la posibilidad de que las cosas salgan mal", lo que el músico considera que finalmente no ocurrió a pesar de contar con "un público agradecido pero muy exigente".

Este título, Tour 80-08. Reiniciando, remite al concierto Nacha Pop 80-88 que la banda madrileña ofreció como despedida hace ahora 20 años. "Fue el final de algo que parecía el principio, por la ilusión que empujaba a todos a dejarse la piel, a dejar el listón muy alto", apunta.

Pero esta nueva grabación intenta distanciarse de aquella con recursos técnicos e instrumentales propios del 2008: "Somos otros, con otra actitud y otra experiencia", asevera García Vega, quien se reconoce poco amigo de los "revival".

Siempre supieron que iban a volver, reconoce el músico, pero no el momento en que iba a ocurrir. "Nos pedían que regresáramos desde el día después de nuestra despedida, pero estábamos esperando a tener unas ganas imparables de hacerlo y ahora era el momento".

Aunque advierte: "Al igual que no sabíamos cuando íbamos a volver no sabemos cuanto tiempo estaremos juntos. De momento estamos respirando oxígeno artístico, viendo cómo funcionan las cosas, pero sabemos que estamos donde tenemos que estar, que es trabajando unidos".

Esta nueva etapa de Nacha Pop, que se refleja en este concierto con una de sus nuevas canciones, "Poca luz y mucha claridad", recupera la comunicación sin palabras entre ambos, la dualidad entre ambos, con la energía de Nacho, que arenga al melancólico Antonio, quien a su vez infecta de melancolía a su primo. "En ese cruce de caminos está Nacha Pop", apunta Nacho García Vega.

En estos momentos ambos llevan meses componiendo para el que será su regreso conjunto a un estudio de grabación. En principio han creado canciones en solitario para, poco a poco, hacerlo unidos. "Como anuncia este disco en directo estamos en proceso de reinicio, pero la máquina ya está preparada", anuncia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios