La OFM clausura el ciclo 'Los clásicos nunca duermen'

La Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) concluye la segunda edición de su ciclo Los clásicos nunca duermen con dos conciertos que se sitúan en la línea casi virtual que separa la música de cámara de la música sinfónica en obras de Richard Strauss. El Concierto para oboe, las Metamorfosis para instrumentos de cuerda o la suite de El burgués gentilhombre recuperan la esencia del renacimiento o del barroco en un proceso continuo de transformación al que contribuyen compositores de todas las generaciones.

La primera de las citas con la OFM tendrá lugar mañana viernes en la Sala María Cristina y la dirección estará a cargo del maestro Eduardo Portal que contará como solista con el clarinete de Joaquín J. Calderón. El programa se inicia con una selección de El burgués gentilhombre, de Jean Baptiste Lully y se completa con el Concierto para clarinete y orquesta en la mayor K. 622 de Wolfgang Amadeus Mozart. La segunda parte tiene como protagonista a Franz Schubert con su Sinfonía nº 5 en si bemol mayor D. 485.

Al día siguiente, el mismo escenario contará con la dirección del titular de la OFM, Edmon Colomer, que contará como solista con el piano de Miguel Ángel Leiva. La obra de Maurice Ravel, Le tombeau de Couperin abrirá el programa, cuya primera parte se completa con el Concierto de piano. Preparativos de viaje de Ramón Roldán. El colofón lo pondrá la obra de Richard Strauss, El burgués gentilhombre.

Las entradas, a 15 euros, 10 para estudiantes y desempleados, están a la venta la web de Uniticket.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios