El Olimpo de José Tomás y la consagración de Perera

  • El Fandi, líder estadístico con 263 orejas en 111 corridas y 263 orejas · Entre los toreros con proyección figura Daniel Luque con 38 corridas en su primer año como matador

La temporada 2008, de dureza extrema, con numerosos percances e importantes éxitos, ha estado marcada por José Tomás y Miguel Ángel Perera, como dos toreros que han alcanzado la cumbre. El madrileño, tras su retorno del año anterior, se ajustaba en varias plazas de primera categoría -le queda la reválida de Sevilla- y situaba su listón en la Feria de San Isidro casi inalcanzable. Perera, que ya avisó de que afrontaba su campaña con una ambición desmedida, la cerró de manera épica en la Feria de Otoño en la misma plaza de Las Ventas. Ambos toreros tienen concomitancias: buscan la pureza y la verdad en el toreo y no les importa pagar caro para lograr sus objetivos; sin vender sus vidas en la prensa rosa.

José Tomás, con pocos y escogidos compromisos -20 corridas y 42 orejas-, dictó lección de extraordinario toreo en la plaza madrileña el 5 de junio en una de las actuaciones que han pasado a los anales de la Monumental, cortando cuatro orejas. Diez días después, con un lote infumable, volvía a impactar en este caso por la vía del valor, casi temerario, sufriendo tres cornadas graves y cambiando por ello la salida a hombros que había ganado por la de su ingreso, a pie, en la enfermería. Regó con sangre varios cosos y en uno de sus percances, en Jerez, un toro estuvo a punto de cortarle la yugular. En la veintena de corridas que toreó obtuvo triunfos en casi todas ellas y, lo más importante para él y para la Fiesta, es que colocó en todas ellas el cartel de No hay billetes y dio trabajo a la reventa. Entre los éxitos más relevantes, junto al de Madrid, se encuentra el que consiguió en el cierre de su temporada casi idílica, el 21 de septiembre en Barcelona, donde indultó al toro Idílico, de Núñez del Cuvillo.

Miguel Ángel Perera, con 82 corridas y 154 orejas, ha realizado una campaña a más en la que ha ocupado la tercera posición del escalafón. Tras los toques de atención en San Isidro y la Feria de Abril, conquistó Pamplona, Barcelona y Bilbao. En las plazas del norte arrasó (6 orejas en Logroño, 4 en Santander, 2 en Vitoria y 2 en Gijón). En septiembre alcanzó hasta 17 triunfos consecutivos, con el indulto de un toro en la plaza francesa de Dax. Por entonces, ya tenía el respeto de toda la afición y la crítica. Tras estos resultados, su encerrona ante seis toros en la Feria de Otoño madrileña suponía el examen más importante de su carrera. Y el 3 de octubre, en Madrid, Perera confirmó que es un torero que afronta los gestos con una responsabilidad de máxima figura. Cogido en dos ocasiones, aguantó en el ruedo herido de gravedad. Triunfó y cambió la Puerta Grande por el quirófano.

José Tomás y Perera han comandado una temporada en la que estadísticamente se ha situado como líder David Fandila El Fandi, con las escalofriantes cifras de 111 corridas y 263 orejas. El granadino consiguió multitud de triunfos, como el indulto de un toro de Santiago Domecq en Los Barrios; si bien evitó el gran examen de Madrid.

El segundo puesto del escalafón lo ha ocupado Manuel Jesús El Cid, en una campaña en la que ha perdido más de un triunfo clave por la espada. Si continuamos con el resto de espadas hasta los diez primeros, el siguiente es El Juli, un maestro ya pese a su juventud, que ha cuajado una gran temporada; Manzanares, que entre sus faenas importantes logró una de gran calidad en Sevilla; Alejandro Talavante, en una temporada irregular; Enrique Ponce, en maestro, con tardes inolvidables en Bilbao y Santander; el mediático Rivera Ordóñez; Liria, en el año de su retirada y Antonio Ferrera, con regularidad. En un escalafón con 234 matadores, también dejó buenos apuntes Cayetano, todavía sin haberse presentado como matador de toros en la Maestranza, y destacó por su singularidad artística Morante.

Entre los espadas que asumen todos los días la heroicidad de enfrentarse a ganaderías de las denominadas duras, ha impresionado José Pedro Prados El Fundi, con una tarde extraordinaria como lidiador en Pamplona, ante los miuras. Y entre los toreros con proyección se encuentra el sevillano Daniel Luque, que en su primer año como matador de toros ha sumado 38 corridas, en las que ha conseguido 57 trofeos. Y lo que es más importante, como auténtica promesa, ha sentado las bases para una esperanzadora temporada 2009.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios