Oreja para la terna en Azpeitia con variada corrida del Ventorrillo

  • Pepín Liria, El Cid y José María Manzanares firmaron faenas de meritoria composición

Dio ayer variado juego la corrida de El Ventorrillo lidiada en el segundo festejo de la Feria de San Ignacio de Azpeitia. Un encierro que contó con tres toros de excepcional lámina y otros tres más desiguales. Entre todos, el mejor fue el primero, al que Pepín Liria toreó a placer. El propio Liria puso entereza y voluntad frente al cuarto, un animal noble aunque rebrincando por sus justas fuerzas.

El Cid hizo una faena importante al segundo, otro animal noble que ha tenido prontitud y movilidad, al que el sevillano le ha cuajado una faena de entidad, que ha tenido profundidad sobre el pitón izquierdo, perdiendo los trofeos con la espada. Al quinto, un toro manejable al que le costó humillar, el sevillano le cortó una oreja tras una faena de sustanciosa técnica, rematada, esta vez sí, de una estocada.

El lote más áspero cayó en manos de José María Manzanares, que firmó un trasteo meritorio ante el tercero, un mansurrón al que toreó con sometimiento y firmeza por ambos pitones. Al sexto le cortó una oreja tras una labor de buena composición en la corta distancia que tuvo muletazos sobre el pitón izquierdo exquisitos y el remate de una buena estocada.

Azpeitia. Segunda de la Feria de San Ignacio. Casi lleno. Se lidiaron toros de El Ventorrillo, desiguales de hechuras y de juego. Extraordinario el primero, bueno el segundo, manejables quinto y sexto, tercero deslucido y el cuarto noble aunque blando. Pepín Liria, oreja y ovación con saludos; El Cid, ovación con saludos tras aviso y oreja y José María Manzanares, ovación tras petición y oreja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios