La Oreja de Van Gogh recuerda en Fuengirola sus éxitos de ayer y hoy ante 1.500 personas

La Oreja de Van Gogh, formada por Leire, Pablo, Álvaro, Haritz y Xabi, lo dieron todo cuando el pasado viernes se subieron a los escenarios del castillo Sohail de Fuengirola para ofrecer un concierto lleno de música en el que no faltaron éxitos de años anteriores. El espectáculo se inició con una entradilla en la que la voz de la renovada cantante, Leire Martínez, se fusionó con los instrumentos que inmediatamente se encargaron de hacer vibrar al público con el repertorio de su último disco A las cinco en el Astoria, comenzando por Más y Sola.

Sin perder la esencia pop que caracteriza a este grupo, las letras profundas de La visita y Cumplir un año menos fueron otras de las más aclamadas por las aproximadamente 1.500 personas que se dieron cita en la fortaleza. Entre el público se encontraban numerosos fans veteranos que se mostraron muy agradecidos cuando el grupo recuperó canciones del pasado, tales como Muñeca de trapo, del álbum Guapa ó algunas más antiguas, como Cuídate, París y Desde el puerto, procedentes de El viaje de Copperpot .

Los momentos más íntimos llegaron con el tema Palabras para Paula, una balada a modo de nana dedicado a la hija del baterista que, en versión acústica, conmocionó a todas las personas ahí presentes. Pero, sin duda alguna, el instante más emotivo y esperado se vivió con Jueves, como bien quedó demostrado por parte del público que permaneció en silencio para no perderse ni una sola estrofa. Sentada sobre un taburete, en penumbra y sólo acompañada por el piano, la voz de la cantante llenó de sensibilidad a todos al interpretar la historia de dos enamorados que deciden declararse mutuamente mientras viajan en uno de los vagones del fatídico 11 de marzo.

Los singles más recientes del grupo se encargaron de retomar el ambiente alegre de la noche, donde no pudieron faltar los inconfundibles toques de los años 60 aunados en Inmortal y los efectos especiales de Europa VII que, gracias a un sonido beat, recordaban a Nacho Cano durante la época de Mecano.

El último vals, que fue el primer éxito de la Oreja de Van Gogh tras la salida de la cantante Amaia Montero, estuvo reservado para el final de la noche, al igual que Puedes contar conmigo y El 20 de enero, del álbum Lo que te conté mientras de hacías la dormida (2004). Tras dos horas imparables de música, La Playa, que ya triunfó hace nueves años, puso punto y final a un espectacular concierto que dejó a todos con un buen sabor de boca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios