Pablo Alborán da a probar su nuevo disco, 'Prometo', en el Castillo de Gibralfaro

  • El cantante protagonizó ayer un concierto íntimo ante 300 personas en el monumento

Con carácter reservado y exclusivo, Pablo Alborán ofreció ayer un concierto privado en su Málaga natal que sirvió de íntima puesta de largo de su cuarto disco de estudio, Prometo, que saldrá a la venta el próximo 17 de noviembre (y que desde la apertura del plazo de reservas hace unos días ha vuelto ha pulverizar los récords de ventas). El cantante compareció ante el reducido y privilegiado público en el Castillo de Gibralfaro, donde dio a probar por primera vez algunas de las canciones que componen el álbum y demostró el potencial que las mismas cobran en directo a la hora de hacer vibrar a sus seguidores. Las trescientas personas que completaban el aforo disfrutaron así de una más que distinguida premiére. Durante su actuación, Alborán insistió en que se encontraba "nervioso" dado que con este disco se había "desnudado musicalmente". Al interpretar la canción Prometo, en la que Alborán resume sus sensaciones de los últimos siete años tras la conquista del éxito ("Tenemos que armarnos de valor para hacer promesas y cumplirlas", dijo ayer), el artista termina "llorando sin remedio, y me preocupaba que esto me sucediera en la gira, ante el público"; por eso manifestó ayer su alegría "de poder empezar en Málaga para coger fuerza con mi gente".

"Te prometo devolver lo que he robado a tus dos ojos tristes / Te prometo que vamos a volvermos eternos", cantó Alborán ayer en clave familiar. Pronto serán miles quienes canten a voz en grito los mismos versos en medio mundo. La aventura dio su primer paso, eso sí, en la noche malagueña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios