El Palacio Real muestra los tapices del Barroco

  • Una treintena de las mejores telas de Europa realizadas entre los siglos XVI y XVIII se exhiben hasta el próximo 1 de junio

Una treintena de los mejores tapices de Europa realizados entre los siglos XVI y XVIII se exhibirán hasta el próximo 1 de junio en el Palacio Real de Madrid dentro de la muestra titulada Hilos de esplendor, en la que se ofrece por primera vez un panorama completo de estas obras de arte del barroco.

La exposición, que inauguró ayer por la tarde la Infanta Cristina, incluye alrededor de treinta telas que proceden de importantes instituciones y colecciones de Europa y Estados Unidos, y presta especial atención a la producción flamenca vinculada a Peter Paul Rubens y al desarrollo paralelo del arte de la tapicería en París y Roma.

La muestra es continuación de la celebrada en el Metropolitam de Nueva York el pasado otoño y procede de la colaboración entre este organismo y Patrimonio Nacional.

Estructurada en once grandes bloques, Hilos de esplendor da idea de la historia de la industria tapicera de la época, de la técnica utilizada para fabricarlos, de los exitosos talleres de Florencia y Roma y de la relevancia que tuvieron los Países Bajos en su producción hasta que las turbulencias religiosas y las guerras civiles hicieron huir a muchos tapiceros hacia el norte de Europa.

Entre los tapices que se exhiben en las salas temporales del Palacio Real destacan El Triunfo de la Iglesia sobre la ignorancia y la ceguera (de la serie Apoteosis de la Eucaristía), La Colación (de la serie Historia del emperador de China), o Entrada de Luis XIV en Dunquerque, del taller de Gobelinos.

También se incluyen una serie de pequeñas obras, que contrastan con el gran tamaño de los tapices, como óleos sobre tabla, grabados y aguafuertes que sirven como apoyo al discurso científico y técnico sobre la industria tapicera. Las obras expuestas proceden, además de España, de importantes museos de Holanda, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Austria, Suecia y Suiza.

Pico de Coaña, presidente de Patrimonio Nacional, aseguró que la tapicería "no era ni mucho menos un arte menor", y propició que los cartones de los mejores pintores fueran reproducidos con hilos de oro y seda en un arte "muy difícil".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios