El Palmeral de las Sorpresas se convertirá en museo al aire libre

  • La Junta pretende transformar el enclave en una "referencia del arte andaluz actual" y ponerlo disposición de jóvenes creadores, según anunció ayer Luciano Alonso

Comentarios 5

El consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, inauguró ayer el curso del Ateneo de Málaga con una conferencia en la que no anunció muchas novedades pero en la que sí confirmó la próxima puesta en marcha de un proyecto del que se venía hablando ya en los últimos meses: la transformación del Palmeral de las Sorpresas en un museo al aire libre, que se convierta en "referencia del arte andaluz actual" y que, por tanto, quede a disposición de los jóvenes creadores. Con ello, además, se pretende "abrir una ventana a los ciudadanos ya que dos de los grandes museos de Málaga [en referencia al Museo de Bellas Artes y el Arqueológico, que tendrán su sede en el Palacio de la Aduana] tienen sus puertas cerradas".

Tras reivindicar el Estado de las Autonomías y las políticas sociales y arremeter contra María Dolores de Cospedal (que junto a algunos sectores de la derecha "ahonda en debilitar la política como instrumento para garantizar los derechos de los ciudadanos en una artimaña parar invertir la pirámide social, frente a la política de igualdad que siempre hemos propugnado los socialistas") ante la estoica mirada de la vicepresidenta de la Diputación provincial, Ana Carmen Mata, presente en el acto, Alonso (que contó con la presentación del presidente del Ateneo, Diego Rodríguez, y del historiador Fernando Arcas) apuntó las líneas maestras de la actuación de la Junta de Andalucía en materia de cultura: una nueva gestión del patrimonio "que debe pasar por su protección, conservación, tutela y restauración, poniéndolo a disposición del ciudadano para su conocimiento, formación y disfrute, pero convirtiéndolo también en un activo capaz de generar riqueza y nuevas iniciativas emprendedoras"; un impulso a los procesos de investigación e innovación "que nos permitan también poner el patrimonio al servicio de las industrias creativas" junto a aliados como la Unesco y con ejemplos como la marca Teatros Romanos de Andalucía; y la constitución de "nuevos instrumentos de interlocución y funcionamiento entre la administración pública y el ámbito privado". Asimismo, el consejero apuntó dos de los proyectos fundamentales que espera ver materializados el próximo año: la Ley de mecenazgo, "que podría incorporar cerca de una veintena de medidas, entre las de naturaleza fiscal y de carácter no tributario, algunas de las cuales constituirán novedades inéditas en el actual régimen jurídico de la materia", y que contendrá "vías de incentivo como el micro-mecenazgo o de reducciones fiscales por inversión y consumo cultural"; y la puesta en marcha del sistema que sustituirá al ya eliminado Circuito Andaluz de Teatro, al que puso ayer nombre Alonso por primera vez: el programa Enredarte, "ahora abierto al debate con los representantes del sector de artes escénica, donde la Junta, los Ayuntamientos y creadores rentabilizarán sus recursos y garantizarán un programa de calidad y excelencia escénica para todos los ciudadanos andaluces".

De nuevo en referencia a Málaga, el consejero afirmó que la ciudad "debe jugar un papel destacado, por ser vanguardia en lo que se refiere a una cultura abierta al exterior, al turismo, a la internacionalización de sus instituciones y empresas". Igualmente, hizo una apuesta rotunda con vistas al futuro por la Milla de Oro que conformarán el Museo Picasso, el Teatro Romano, la Alcazaba, el Museo de la Aduana y la Catedral, un modelo "que concibe el conocimiento y la innovación como factores claves de progreso, crecimiento y competitividad". Para concluir su intervención, Alonso reclamó "menos aplauso momentáneo y más rigor y compromiso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios