Patti Smith repasa esta noche su carrera en el Cervantes

  • La cantante estadounidense, icono y musa del rock de los 70, promete "tocar lo que la gente quiera que toque", y ha escogido las canciones que cree "que la gente quiere escuchar" en su primera vista a Málaga

Amable, cercana y generosa es como ha llegado Patti Smith (Chicago, 1946) a Málaga. La estadounidense protagonizó ayer una rueda de prensa encantadora que comenzó con un mensaje de tranquilidad a sus aficionados, los que hoy llenarán el Cervantes -ayer se agotaron las entradas-, porque podrán escuchar sus canciones favoritas: "Realmente, esta noche haré algo diferente porque nunca he actuado aquí. Repasaré mi repertorio, escogiendo canciones que creo que la gente quiere escuchar. No vengo a promocionar Twelve, estoy aquí para decir hola y tocar lo que la gente quiera que toque".

Lo último de la autora de Horses (1975) es Twelve (Sony, 2007), un álbum de versiones en el que ha revisado temas de Nirvana -Smells like teen spirit-, Jimi Hendrix -Are you experienced?-, Neil Young -Helpless-, The Rolling Stones -Gimme shelter-, o incluso Tears For Fears -Everybody wants to rule the world-. En el pasado, Smith ya había grabado, y con éxito, canciones de otros, como su popular interpretación de Gloria, de Van Morrison. Pero la artista no estaba ayer muy interesada en comentar su último trabajo: "La razón por la que escogí esas canciones está explicada en el libreto del álbum".

En el Cervantes, la musa del rock de los setenta estará acompañada de los integrantes fijos de su banda: los guitarristas Lenny Kaye -su compañero desde sus comienzos y uno de los grandes de la escena neoyorquina- y Jackson Smith, el teclista Tony Shanaham y el batería Jay Dee Daugherty.

Fueron los recuerdos de sus primeros años y algunas reflexiones lo que interesó a la cantante de Because the night. Así, explicó por qué con su música intentó volver a los orígenes del rock: "A mediados de los 70 la fuerza original del rock se fue perdiendo y se estaba convirtiendo en algo con demasiado glamour", así que ella quiso revivir su condición de "herramienta de afirmación política". La primera vocación artística de Patti Smith no fue la música, sino la pintura y la poesía, trayectoria que compartió desde mediados de los 60 con el fotógrafo Robert Maplethorpe.

"Los artistas tienen que implicarse para animar a la gente a utilizar el voto, las huelgas o las protestas para los cambios que son necesarios, pero éstos sólo los realizará la gente mediante su trabajo, su solidaridad y su lucha para las causas comunes", comentó también Smith, quien resaltó que su principal interés es "comunicarse con la gente", sin importarle donde: "Encuentro todo interesante. He tocado en campos de fútbol, en iglesias, en antros, el CBGB lo era. Tú puedes ir a un bar popular, como lo era el CBGB, y tu público lo pueden formar estrellas de cine y gente a la moda, y quizá te encuentras con la gente auténtica en el gimnasio de un instituto. Lo importante es comunicarse con toda la gente. Quizá algunos no puedan permitirse comprar una entrada aquí, pero este concierto vino a mí y para mí es excitante, aquí al lado Picasso pintó su primera paloma, y no sabes dónde vas a encontrar gente revolucionaria, gente hambrienta o que necesita ser inspirada".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios