Pérez Villalta confía en que el Reina Sofía desaparezca por "aburrimiento"

  • El pintor y escultor gaditano rechaza el "movimiento moderno ortodoxo" en el arte

El pintor y escultor Guillermo Pérez Villalta se ha distanciado de lo que ha definido como la línea "oficial" del movimiento moderno "ortodoxo" del arte, marcada a su juicio por la mayoría de los museos, incluido el Reina Sofía, y que confía en que "por aburrimiento del público desaparezca".

"No hay cosa más aburrida ahora que ir al Reina Sofía", opinó Pérez Villalta ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, con motivo de su presencia en un curso sobre la creatividad y el proceso creativo. El creador gaditano, quien no entiende a esos artistas "que están toda la vida pintando lo mismo" confesó que para no aburrirse y mantener el "entusiasmo" trabaja en obras en distintas líneas e incluso con varios cuadros a la vez, procurando que cada uno "no tenga nada que ver" con el anterior.

El artista apuntó la existencia, actualmente, de "dos direcciones" en la creación artística: una la "oficial" del movimiento moderno "ortodoxo" y una segunda formada por aquellos que "van por libre y que pintan". Para Pérez Villalta, esa primera dirección, a la que se mantiene "atento", aunque reconoce que no le interesa "en absoluto", está representada por la "ideología" de la "mayoría de los museos", incluido el Reina Sofía "que es la catedral".

"En el movimiento moderno ortodoxo, la pintura no existe", sentenció el creador, para quien el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac) "es el prototipo" de lo que ha definido como "tontería moderna". A su juicio, hay muchos artistas a los que "verdaderamente" les gusta la pintura y no van a renunciar a ella, aunque les hable de la evolución del arte. "La pintura tiene cinco mil años y no creo que vaya a desaparecer algo que lleva cinco mil años gustando a la gente", recalcó.

"En los museos ocurre continuamente que hay exposiciones que son una auténtica chorrada", insistió Pérez Villalta, quien, aunque reconoció que le está afectando la crisis en las ventas de su obra, afirmó que los que "lo van a tener mucho más crudo son la mayoría de los artistas conceptuales de la modernidad ortodoxa que necesitan subvenciones".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios