Piano y voz para el primer amor de Picasso

  • La mezzosoprano Elena Gragera y el pianista Antón Cardó presentan en el museo 'Concierto para Olga Kokhlova'·MPM: Entrada por Plaza de la Higuera. Hoy y mañana a las 20:30

La primera musa de Picasso inspiró algunos de sus trazos. Un siglo después, la misma mujer preside el repertorio que esta noche y mañana ofrecerán la mezzosoprano Elena Gragera y el pianista Antón Cardó en el Museo Picasso de Málaga (MPM). Concierto para Olga Kokhlova es la segunda actuación que ambos realizan en el MPM tras Voz y piano para Picasso, celebrado en noviembre de 2006 y del que próximamente el centro pondrá a la venta el disco grabado en directo.

El programa comienza con una referencia a la infancia de la bailarina, en la antigua Rusia Imperial, a través de la composición La pequeña urraca, de Igor Stranvinski. El país natal de la primera esposa del malagueño centra otras composiciones elegidas para la ocasión, como Canción de cuna de Eriómushka: mayo, con música de Musorgski. Su paso por los célebres Ballets Russes de Sergei Diaghilev se verán reflejados con algunas de las obras que bailó, como Melodía árabe, de la ópera PríncipeIgor de Alexander Borodin, o Noche Meridional, de la ópera Noche de mayo de Rimski-Korsacov.

Pero, como destacó ayer Antón Cardó, la columna vertebral de este homenaje a Kokhlova no podría ser otra que el ballet Parade de Roma cuyo vestuario y escenario diseñó Picasso y donde conoció a Olga. "El director le dijo cuidado con las rusas que te van a atrapar", recordó entre risas el pianista. Del autor de la música Erik Satie, se ha escogido el solo de piano, Rag-time. Desde 1917 a 1935, los años de las vanguardias, el circo como inspiración, el esplendor cubista, los viajes de Picasso a Italia y a Barcelona y el nacimiento de Paulo (que cierra el concierto) han servido de argumentos para este recital, variado en su composición y complejo en su interpretación vocal. "Si ya era difícil cantar en alemán, la lengua en la que estoy especializada, el ruso exige más aún por su fonética y por la pasión desaforada que caracteriza a las obras", confesó ayer la mezzsoprano.

La figura de Apollinaire no podía faltar en este tributo a Picasso, de ahí que Concierto para Olga Kokhlova incluya un poema escrito por el francés y dedicado a Olga, Antes del cine, con música de Poulenc. Precisamente, la música de Poulenc y Auric, con letras de Apollinaire, Max Jacob o Cocteau rememorará la etapa en la que Olga se convierte en la mujer de uno de los creadores del cubismo.

La próxima cita con la música en el auditorio del Museo Picasso de Málaga será el 20 y 21 de junio con un recital a cargo de la prestigiosa violinista holandesa Janine Jansen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios