Pixar llena de emoción la inauguración del certamen con 'Up'

  • La primera película de animación encargada de abrir la gran cita europea del cine en toda su historia arrancó aplausos y vítores incluso entre los más escépticos

El Festival de Cannes cedió ayer el honor de inaugurar esta prestigiosa cita a la cinta de animación Up, una película con tecnología 3D que emocionó hasta a los más escépticos con los productos de la factoría más clásica de Hollywood: Disney. Aunque no deja de resultar casi paradójico que una película de los estudios Disney-Pixar conquiste este santuario donde el cine de autor es casi sagrado, Up, de Pete Docter, logra eso que busca toda obra de arte ya sea en la música, en la pintura o en el cine: emocionar.

Pese a las innovaciones técnicas, apreciables sólo con unas gafas especiales, lo mejor de Up es la historia, centrada en un anciano vendedor de globos (por supuesto estadounidense) que durante toda su vida soñó con explorar recónditos parajes en Venezuela. Un tanto gruñón al principio, el vendedor de globos intentará llevar a cabo su anhelada aventura con la ayuda de un particular e intrépido boy scout. Se les interpondrá un explorador caído en desgracia a quien Christopher Plummer presta su voz. El protagonista, inspirado en cascarrabias legendarios como Spencer Tracy y Walter Matthau, llega al espectador con la voz de Ed Asner, conocido para el gran público como Lou Grant.

"Sólo por las escenas en las que resume la vida del protagonista vale la pena haber venido a Cannes", aseguró un crítico español, entusiasmado con la película. El jefe del departamento de creativos de Walt Disney y Pixar, John Lasseter, quien además es productor de esta historia, aseguró en rueda de prensa que se ha seguido la máxima de los estudios Disney: "Por cada risa tiene que haber una lágrima". Humor, diversión, aventura y giros inesperados dan ritmo a esta tierna fábula en la que la tecnología 3D ofrece una visión completamente diferente del cine animado. Sin duda representa el futuro no sólo de este genéro, considerado un hermano menor dentro del cine.

El público vestido de etiqueta que asistió al estreno tuvo que usar gafas especiales de color rojo. A falta de estrellas de Hollywood que desfilaran por la alfombra roja, fueron soltados al cielo o repartidos entre la gente unos 15.000 globos. Además de varias estrellas del cine francés, como la actriz y directora del jurado Isabelle Huppert, desfilaron por la alfombra roja Robin Wright Penn y el director estadounidense James Gray, miembros del jurado, así como la actriz británica Tilda Swinton. Entre los invitados por la película de apertura estaban el cantante y actor Charles Aznavour, que pone la voz para el doblaje francés, el director, Pete Docter, y el jefe de Pixar y productor John Lasseter.

Por ajustes presupuestarios, los grandes estudios han decidido renunciar a presentar sus grandes apuestas de la temporada. En La Croisette se ve un menor despliegue de las grandes producciones y los hoteles no han conseguido colgar el cartel de No hay habitaciones, cuando en años anteriores la ocupación era del cien por cien. Los que no faltaron fieles a su cita fueronlos fans que, aunque en menor número, se apostaron frente a las escaleras del palacio donde se celebra el certamen desde primeras horas de la mañana. Vieron desfilar a los creadores de Up y a los nueve miembros del jurado que preside Huppert. Y hoy comienza su tarea con Fish Tank, de la británica Andrea Arnold y Spring Fever, del chino Lou Ye. Ellos son dos de los nombres menos conocidos de la competición, plagada de grandes talentos del cine contemporáneo. También hoy arranca la Semana de la Crítica con el legendario Francis Ford Coppola y su último trabajo, Tetro, rodado en Argentina con un reparto que encabezan la española Maribel Verdú y el estadounidense Vincent Gallo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios