Polanski comienza el arresto domiciliario

  • El cineasta regresó ayer con su familia a su residencia alpina, a la espera de que se resuelva la petición de extradición de EEUU

El cineasta Roman Polanski recobró ayer parcialmente la libertad después de pasar más de dos meses en una cárcel suiza, y fue transferido al chalet que posee en la estación alpina de Gstaad, para quedar en arresto domiciliario hasta que se resuelva la petición de extradición de EEUU. Polanski, de 76 años, era esperado por decenas de periodistas de todo el mundo que montaban guardia desde primeras horas de la mañana y habían literalmente rodeado el chalet. Hacia las 13.00 hora local (12.00 GMT), dos coches negros con cristales tintados enfilaron el estrecho camino que lleva a la casa de los Polanski y entraron en el garaje. En la casa ya lo esperaban su esposa, la actriz francesa Emmanuelle Seigner, y sus dos hijos: Morgane, de dieciséis años, y Elvis, de once.

El cineasta se comprometió con las autoridades suizas a que no saldrá "en ningún momento" de los límites de su propiedad, informó el Ministerio de Justicia helvético. Precisó que el dispositivo electrónico instalado en la residencia de la familia dará la alerta "en caso de tentativa de fuga" o si el director de cine intenta retirarlo de su tobillo. Se trata de la primera vez en Suiza que un detenido sobre quien pesa una demanda de extradición porta un brazalete electrónico.

Las autoridades precisaron igualmente que si Polanski "no respeta sus compromisos, la fianza (de 3 millones de euros) será revertida a la Confederación suiza". El reputado cineasta tendrá libertad de movimiento únicamente dentro de los 1.800 metros cuadrados de su residencia. En cambio, podrá recibir allí todas las visitas que desee e incluso alojarlas, así como realizar libremente llamadas telefónicas y mantener correspondencia electrónica.

Polanski, detenido a finales septiembre cuando aterrizaba en Zúrich para recibir un premio cinematográfico, en virtud de una orden de captura de EEUU, ha conseguido la libertad condicional después de haber depositado la fianza establecida por los jueces suizos.

El cineasta tiene pendiente desde 1978 un proceso judicial en Estados Unidos por haber mantenido relaciones sexuales con una menor, quien años después retiró los cargos en su contra y más de una vez ha declarado públicamente que ha perdonado a Polanski y que no cree que se le deba seguir persiguiendo. El director de cine huyó de Estados Unidos en la víspera de su sentencia porque creyó que el juez rechazaría su alegato y lo condenaría a 50 años de cárcel. El Departamento de Justicia de Suiza tomará una decisión acerca de la posible extradición de Polanski dentro de unas semanas, pero Polanski podría apelar, lo que prolongaría el caso durante meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios