El Pompidou se inaugurará en la semana del 23 al 30 de marzo

  • El presidente del Centro Pompidou de París, Alain Seban, volvió ayer a las instalaciones La primera muestra temporal tendrá como eje a Picasso

Después de no pocas dudas y tensiones, finalmente el Centro Pompidou de Málaga abrirá sus puertas en la semana del 23 al 30 de marzo, si bien la fecha está pendiente de la agenda del presidente del Gobierno y de las autoridades francesas a las que se le ha cursado invitación para que asistan a la inauguración. Así se conoció ayercon motivo de la visita a Málaga del presidente del Centro Pompidou parisino, Alain Seban. La intención inicial era conseguir la presencia de los Reyes de España, pero la proximidad de la campaña electoral (justo después de las elecciones autonómicas y antes de las municipales) y el deseo de la Casa Real de permanecer ajeno a esa contienda política hace inviable esa intención, según fuentes municipales. Además, Don Felipe tiene previsto acudir el 25 de marzo a París para inaugurar junto al presidente galo François Hollande una exposición sobre Velázquez Las Galerías Nacionales de los Campos Elíseos.

De hecho, las circunstancias en que se dio la visita no estuvieron exentas de polémica. La intención del Ayuntamiento era hacer un recorrido oficial con los medios, pero tras consultar a la Junta electoral, ésta se lo denegó. Finalmente, la visita fue de carácter privado. Seban, no obstante, tuiteó una foto suya con el alcalde, lo que el aprovechó el Consistorio para retuitearla dando publicidad al acto.

La fecha del corte de la cinta se conoció ayer después de la jornada de trabajo que mantuvo en Málaga Seban, al frente de una delegación francesa de la institución cultural. Seban pudo comprobar el estado de las obras, que tienen que estar terminadas, y así le ratificaron la empresas constructoras, Dragados y Naxfor, el 23 de febrero. Es decir, el Pompidou dispondrá de un mes para montar la colección permanente y la primera exposición temporal que, anunció Seban, girará en torno a Picasso (entre otros ingredientes, la muestra incluirá retratos de Dora Mar).

"Le falta altura para colocar un gran Picasso", expuso Seban cuando le preguntaron sobre las posibilidades expositivas del Cubo del puerto, la sede del Pompidou malagueño. El gestor cultural se deshizo en elogios tanto del continente ("Es exepcional", enfatizó), como del avance de las obras que llegó a calificar de "formidable". Así, destacó el trabajo de los arquitectos por la forma en que habían escondido los techos técnicos y por la sintonía que el museo malagueño tendrá con su hermano mayor de París. Incluso llegó a ensalzar que se hubiera conservado el mismo pavimento en el interior del recinto que en el exterior del muelle, para que el visitante no tuviera la sensación de que al acceder al Pompidou entraba a un "templo"; así como los elementos de hormigón translúcido, que facilitan la iluminación natural.

Los elogios a las obras se conjugaron con la firmeza en la intención del Pompidou de permanecer un máximo de cinco años en Málaga. El número de visitas, la integración en la ciudad o la acogida serán elementos que el centro parisino quiere poner sobre la mesa a la hora de valorar si prorroga su estancia otros cinco años más. La palabra "provisional" salió una y otra vez de la boca de Seban, que puso un símil para que Málaga sea la que luche por que este centro cultural prorrogue su estancia: "Málaga no puede entender que esto ya es terreno conquistado".

El tiempo inicial de permanencia se ha calculado a partir de lo que Málaga, previsiblemente, precisará para amortizar la inversión que ha realizado. Seban aseguró en este sentido que el Pompidou no tiene intención de abrir otra sede permanente distinta a la de Metz, pero que si hasta ahora la institución se había limitado a organizar recorridos itinerantes con una quincena de obras durante tres meses en varias ciudades, Málaga representa la oportunidad de poner en marcha un "laboratorio" alternativo, un "museo móvil" que perdurará un máximo de cinco años para luego buscar otra ubicación. Seban señaló que el hecho de que Málaga sea la pionera le otorga un gran valor, y realizó un llamamiento para que se cambie el concepto de museo más allá del sentido estático del término.

Sobre el contenido de la muestra permanente, poco trascendió sobre lo ya conocido. Seban insistió en que vendrán "obras maestras", lo que no supone ninguna competencia para el Pompidou parisino, ya que éste es incapaz de mostrar la colección que posee al completo. Habrá, además de piezas de Picasso, obras de Bacon, Frida Kahlo y autorretratos de Julio González. Asimismo, el Pompidou malagueño quiere estar abierto otras expresiones artísticas como la danza y la videocreación, y no quedar encorsetado como una simple pinacoteca. Durante las últimas semanas, una delegación del centro ha mantenido distintas reuniones con vecinos y asociaciones para hacerles partícipes del proyecto. Que Málaga se vuelque con el Pompidou representa ahora una asignatura a superar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios