El Pompidou señala al público joven y ajeno al arte como objetivo esencial

  • La sede malagueña de la institución parisina, que se inaugurará el próximo 28 de marzo, se presentó ayer en ARCO como espacio para la "traducción al andaluz" de la filosofía del centro

No ha tenido nunca Málaga tanto peso específico en ARCO, cuya nueva edición se inauguró ayer en Madrid, como este año. Pero, paradójicamente, el envite no corresponde a la proyección de sus galerías, cuyas propuestas fueron rechazadas un año más por la organización; sino a la sede que el Centro Pompidou de París se dispone a inaugurar en el Cubo del Puerto el próximo 28 de marzo. El proyecto dispone de un stand propio en la feria y ayer mismo celebró su puesta de largo en la capital del Reino, con la participación del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el director general del Centro Pompidou de París, Denis Berthomier; el embajador de Francia en España, Jerôme Bonnafont; el agregado cultural de la misma Embajada, Alain Föhr; el director del Centro Pompidou Málaga, José María Luna; así como una amplia delegación malagueña en la que no faltaron la concejal de Cultura, Gemma del Corral, ni los responsables de otros museos y galerías de Málaga. Estrictamente, las novedades informativas fueron muy pocas, por no decir nulas, respecto a lo que el presidente del Centro Pompidou, Alain Seban, ya anunció en su momento en París y en Málaga. Pero fue Denis Berthomier quien puso sobre la mesa algunas ideas interesantes: entre ellas, la fijación del público más joven y con menos al acceso al mundo del arte como objetivo esencial de la franquicia malagueña y la definición de la misma como espacio para "la traducción al andaluz" de la filosofía que el museo madre parisino lleva aplicando desde su fundación en 1977.

Así, en declaraciones recogidas por Europa Press, Berthomier apuntó que la primera tarea del museo será "dar a conocer sus obras" (con una colección de unas 90 piezas firmadas por maestros del siglo XX y algunos contemporáneos, como Picasso, Magritte, Bacon, Kahlo, Chagall, Schnabel y Calder, entre muchos otros) no sólo entre los turistas sino, especialmente, "entre la gente que no tiene acceso al mundo del arte ni conocimiento del mismo, como el público más joven, el que venga de universidades y colegios". A la aportación de la colección se añaden las muestras temporales, diseñadas desde el Centro Pompidou de París, si bien el técnico descartó la presencia continuada de miembros del mismo en Málaga: "Serán los responsables de la Agencia pública de la Casa Natal de Picasso, con José María al Luna al frente, los que desempeñen las labores diarias", afirmó al respecto. Estas exposiciones temporales (con una primera dedicada a Miró con más que probables añadidos picassianos) contribuirán a hacer de Málaga un "centro de fuerza en torno al arte" cuyos primeros beneficiarios serán los malagueños, pero tampoco desestimó Berthomier diversas consecuencias de índole turística: "Málaga recibe a millones de turistas, y el Pompidou que encontrarán allí es un modo de invitarles a que vayan a conocer el de París". De la Torre, por su parte, subrayó las oportunidades que se derivan del equipamiento para hacer de Málaga una "potencia cultural y del conocimiento"; en cualquier caso, Berthomier ahondó en la idea ya apuntada por Seban: Málaga servirá de "laboratorio" para la puesta en marcha de iniciativas que podrían aplicarse en otras futuras sedes del Pompidou en Europa.

De la Torre recibió con muy agrado la petición de Jerôme Bonnafont de que el Pompidou "no dure sólo cinco años, sino cincuenta". Pero ya Alain Seban fue tajante sobre la provisionalidad del centro. Habrá que aprovecharlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios