Ponce salva la tarde que levantó más expectación en San Sebastián

  • El Juli y Manzanares no estuvieron ayer a la altura del maestro de Chiva

Es innegable que la crisis está afectando también al espectáculo taurino, la única explicación para que no se llenara Illumbe con un cartel de toreros tan rematado. Los toros de "El Ventorrillo" estuvieron bien presentados, encastados y ofrecieron juego variado. El triunfador fue Enrique Ponce, que cortó una oreja a cada uno de sus oponentes, tras sendas estocadas, la segunda algo desprendida. El Juli recibió una gran ovación en el primero y fue ovacionado en el segundo. Manzanares, por su parte, recibió petición en el primero pero en el segundo se despidió con silencio.

Al primer toro de Ponce quizás le hubiera sido necesario un puyacito más. Pero Ponce dominó pronto la situación, primero aprovechándole el viaje, después llevándole más sometido. No hubo concesiones al toro, que terminó domeñado por completo. Una gran estocada dio paso a la primera oreja. El cuarto manseó en todos los tercios. Salió Ponce en un airoso quite por delantales, primero. Y elegante faena de muleta a media altura y al natural, aunque sin poder profundizar por la falta de colaboración del toro, que se apagaba por momentos. Trasteo con estética y muy medido para aprovechar al máximo las escasas posibilidades del toro. Paseó Ponce otra oreja de mucho mérito. Su magisterio le valió otro triunfo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios