"Preferimos vender en gasolineras que sonar de fondo en un ascensor"

  • Ellos dicen que nunca se han ido, pero 'Hasta aquí hemos llegado' (Universal, 2008) sabe a regreso de una de las bandas que más discos ha vendido y que ha puesto música a una forma de vida y a una época

"Mira lo que pasa, yo siempre soy el nuevo y llevo ya 20 años con Los Chichos, cinco más y hago las bodas de plata", bromea Emilio González García, el más joven de los tres componentes de Los Chichos, el hombre que ocupó el puesto de Jeros al lado de su padre y su tío. La promoción de Hasta aquí hemos llegado les trajo ayer a Málaga, para hablar de la grabación del disco en el que repasan su carrera con un montón de amigos.

-Hasta aquí hemos llegado lo han grabado de prisa y corriendo, ¿no?

-No ha sido con prisa, este disco llevábamos mascándolo muchos años. Lo teníamos en mente, lo que pasa es que hasta que ha encartado todo y se han puesto de acuerdo las compañías... pues venga, con nuestros amigos.

-Parece un regreso a lo grande de Los Chicos, con tantos invitados.

-Es que nosotros nunca lo hemos dejado, siempre hemos estado ahí.

-Sí, pero desprende algo especial, como una suerte de celebración, Y llevaban mucho tiempo sin grabar.

-Sí, sí. No grabábamos desde el 2003 y no teníamos ganas, porque después de 23 discos editados, que no son pocos, y tras más de 20 millones de ejemplares vendidos, ¿qué puedes hacer? ¿Qué ilusión tienes en hacer un disco y promocionarlo? Ninguna, tiene que surgirte una cosa de estas especiales. Ahora estamos enamorados de este disco porque cada canción es una vivencia con la gente con la que las hemos grabado. Cada canción te trae un recuerdo.

-Peret me contó de la grabación del álbum en verano y ya está en la calle, eso es ir rápido.

-Lo hemos hecho en dos meses, y en dos meses jodidos para pedir colaboraciones porque todos estaban girando en verano. Por ejemplo, Sergio Dalma grabó por la mañana y por la tarde se fue corriendo a una gala. Y todavía no me explicó cómo sacó tiempo Manolo García para no sólo intervenir, sino producir la canción y dirigirnos, porque él ha hecho los arreglos y todo.

-Por fin se han reunido con Estopa, confesos admiradores de Los Chichos.

-La gente cree que tenemos relación con ellos por la canción, pero nosotros los conocemos de mucho antes, de una vez que estábamos trabajando, hace muchos años, en una discoteca en Madrid. Vino nuestro representante y nos quiso presentar a unos muchachos, que iban a grabar un disco. Eran Estopa, y entraron con los ojos como platos; nos pusimos a charlar y de ahí surgió nuestra amistad. Son amigos y por eso están ahí.

-¿Y Los Chunguitos?

-Quisimos nosotros que estuviesen. De toda la vida hemos tenido el sambenito colgado de la rivalidad. Nada más lejos de la realidad. Llevamos más de treinta años compartiendo carretera y hemos hecho muchos conciertos juntos, aunque los empresarios lo montaban como si fuese un combate, y se llenaba. Pero nos llevamos de puta madre.

-¿Echan de menos las cintas de casette?

-Sí. Y la gente cree que nos molesta que se diga que nuestros discos se venden en gasolineras, pero nada de eso. Preferimos que se vendan en gasolineras antes de que suenen de hilo musical en un ascensor. Ahora está el CD, pero antes se compraban los casettes para los coches y la gente ponía la música que le gustaba. Y un disco de Julio Iglesias lo escuchabas en casa, pero lo que llevabas a todos los sitios era a Los Chichos.

-Ustedes y Camela son los reyes en eso.

-Yo siempre digo lo mismo: Camela es el grupo de trayectoria más parecida a la de Los Chichos. Hemos sido dos grupos que hemos vendido que te cagas pero sin entrar en listas, sin estar en Los 40 Principales ni en radiofórmulas.

-¿Son fieles a su sonido?

-No, hombre. La música evoluciona y no vamos a estar viviendo del pasado, ya se encarga la compañía de sacar recopilatorios.

-¿Cómo fue el trabajo con tanto invitado en Hasta aquí hemos llegado?

-Los protagonistas han sido ellos. La compañía eligió 50 canciones y los invitados escogieron las que quisieron. Los arreglos se hicieron por consenso. Así está Antonio Orozco pegando guitarrazos. Nosotros lo que les dijimos es que se olvidaran de las versiones que llevan toda la vida escuchando, que saliera su personalidad. Y nosotros nos acoplamos. El artífice de todo ha sido Miguel Évora.

-¿Qué versión les ha sorprendido más?

-Para mí ha sido Sergio Dalma quien ha hecho la versión más extrema porque no tiene nada que ver con la original. Le ha dado una elegancia exagerada. Y Los Delinqüentes han cogido Ni más ni menos, una de nuestras canciones bandera, y le han metido trompetillas, a su aire. Cada uno ha dado su historia.

-¿Cuál es el estado de salud de la rumba?

-No es la clásica música puntera. En su día estaban las sevillanas, y la rumba por debajo; luego fue el ballenato y la rumba debajo, pero todo eso ha pasado y la rumba sigue viva.

-¿Y por qué? ¿Cuál es la clave de la rumba?

-Porque la rumba, junto con la copla, es lo único propio y genuino de aquí que no está en otro sitio del mundo.

-¿Cuando vendrán a Málaga?

-La gira comenzará en mayo o abril. Nos recorreremos toda España y a Málaga vamos un montón de veces al año, lo que pasa es que vamos a pueblos, que siempre nos tocan los más raros, con mucha montaña y unas carreteras que no veas, hay que ir en cabra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios