El nuevo montaje de Rafael Amargo llega en noviembre al Teatro Alameda

  • El bailaor presenta del 20 al 23 'Tiempo muerto', un regreso a sus orígenes· Teatro Alameda: C/ Córdoba, 9. Del 20 al 23 de noviembre. Entradas ya a la venta: de 25 a 30 euros.

Comentarios 1

Los pies del flamenco se adentran en la próxima temporada del Teatro Alameda y la comedia le reserva un espacio. El último trimestre del año, Rafael Amargo irrumpe en el escenario del coliseo malagueño como paréntesis estelar de una programación eminentemente teatral. El bailaor llegará del 20 al 23 de noviembre con su sexto espectáculo, Tiempo muerto, un regreso a los tablaos y a la cercanía escénica que el granadino vivió en sus primeros zapateados. Tangos, alegrías, un fandango de Granada, una soleá e incluso una zambra en recuerdo a Lola Flores componen el repertorio de este montaje cuyo punto de partida es una carta de amor que el abuelo de Amargo escribió a su abuela.

Amargo se aleja de la complejidad estética y audiovisual para poner el acento en el componente musical y en la letra (escrita por él mismo). Doce músicos en directo de cuerda, viento, percusión y canto dirigidos por Juan Parrilla acompañan al artista, que se volverá a rodear de la voz de la también granadina María La coneja. A la guitarra estará Flavio Rodrigues, habitual compañero de Amargo y encargado de la composición y dirección musical de sus anteriores espectáculos, Enramblao y DQ… Pasajero en tránsito. El vestuario corre a cargo de la diseñadora Amaya Arzuaga.

Tiempo muerto ha dado como resultado un CD grabado en directo durante la temporada que realizó en el Teatro Alcázar de Madrid el pasado septiembre. El espectáculo ha viajado a Barcelona, Valencia y a la pasada edición del Festival de Flamenco de Jerez, donde actuó por primera vez con su compañía.

El nombre de Rafael Amargo estuvo presente en Málaga el pasado enero en el cartel de Striptis, programado dentro del Festival de Teatro de la ciudad. En aquella ocasión el bailaor granadino coreografió uno de los seis montajes con el cuerpo humano como vehículo dramatúrgico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios