Recuerdo brillante para Ocón

  • La OFM conmemoró ayer en el Cervantes el 175 aniversario del genio malagueño en un destacado concierto que contó con la presencia de parte de la familia del músico

Magnífica forma de comenzar el año, alejándonos de los más que tradicionales valses, con la excelente iniciativa de conmemorar el natalicio del nuestro siempre querido compositor malagueño Eduardo Ocón. Un concierto que nos acercó a parte de su producción y que tuvo la delicadeza de contar con músicos malagueños oriundos y de adopción para tal conmemoración. Felicitaciones igualmente.

La velada comenzó, en la primera de las dos partes, con una selección de piezas para piano del maestro de Benamocarra en las manos de Ana Benavides. Amplia conocedora de la obra para tal instrumento, la profesora e investigadora aplicó su sabiduría escénica para desarrollar una elegante ejecución de memoria. Destacó especialmente Amor inmortal por su delicada utilización de un rubato contenido en combinación con un pedal eficiente; aunque la brillante Rapsodia andaluza tampoco quedó atrás cosechando amplios aplausos agasajados por la solista con Meditación como bis.

La segunda parte se diseñó con el Andante en buena interpretación por los maestros de la OFM. Le siguió el Miserere para solistas, coro, órgano y orquesta en solvente combinación. Por un lado, la Coral Cármina Nova que nos vuelve a sorprender con una buena intervención bien equilibrada en sus voces dejando números interesantes como el Ecce enim. Igualmente, y en calidad de mérito sobresalieron la soprano Alicia Molina en eficiente técnica, el tenor Luis Pacetti firme y seguro en la escena y el bajo Matías Merino por su excelsa dicción, participando en buen empaste en los dúos y resolviendo de forma óptima los individuales.

Terminamos la crítica no sin antes mencionar unas palabras de agradecimientos a todos aquellos investigadores que se preocuparon (y preocupan) de la figura de Ocón, en nuestra memoria queda Martín Tenllado, y a las personas que apoyaron el concierto reivindicativo de los padres y alumnos del Conservatorio Elemental Eduardo Ocón en el ánimo de conseguir el Grado Profesional para el centro. La educación musical: una causa justa y por la que la que luchó Ocón y por la que hoy día hubiese luchado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios