Resacón (de garrafón) en Australia

Comedia, Australia-Reino Unido, 2011, 97 min. Dirección: Stephan Elliott. Guión: Dean Craig. Intérpretes: Xavier Samuel, Laura Brent, Olivia Newton-John, Kris Marshall, Kevin Bishop, Tim Draxl. Música: Guy Gross. Fotografía: Stephen F. Windon. Cines: Vialia, Málaga Nostrum, Plaza Mayor, Miramar, El Ingenio, y La Verónica.

Con Un funeral de muerte, Resacón en Las Vegas y La boda de mi mejor amiga frescas en la memoria, Una boda de muerte agita la coctelera del triple remix para subirse al carro de la comedia de colegas desmadrados desde la lejana Australia y con un elenco de perfil bajo aliñado con el comeback de una Olivia Newton John que sabe reírse de sí misma y luce mejor aspecto que su compatriota Nicole Kidman a pesar de tener ya más de sesenta años.

Se trata aquí de celebrar el gamberrismo y la eterna inmadurez del macho básico en plena boda de postín entre una niña bien y un hippy reciclado que acude al enlace acompañado de su desastrosa pandilla de amigos, tópica situación de partida de la nueva comedia norteamericana que sirve a Stephan Elliot (Priscilla, reina del desierto) para desarrollar la inevitable serie de gags basados indistintamente en las meteduras de pata, las caídas de bruces, la modulación de lo políticamente incorrecto, lo sexual o lo escatológico y la no menos recurrente presencia de un mamífero (aquí un enorme carnero merino) que le ponga la guinda al surtido de escenas grotescas que se mueven siempre en el límite entre la risa, el estupor y la vergüenza ajena.

Más confiado en el guión que en sus capacidades como realizador, Elliot pasa demasiado alegremente por los detalles de credibilidad de las situaciones o el perfil de los personajes, para abrazar de pleno su trazo más caricaturesco y excesivo, principal inconveniente de una comedia demasiado previsible que pierde por goleada si la comparamos con sus hermanas mayores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios