Retrato al incomprensible mundo de Joaquím Jordá

  • La mexicana Alejandra Molina se acerca a la figura de este gran documentalista español

¿Cómo abordar con un documental la vida de un personaje atípico, extraño, especial y, encima, documentalista? La pregunta se la planteó la mexicana Alejandra Molina cuando recibió las lecciones de Joaquím Jordá durante una clase en la universidad. El personaje le fascinó y, con el tiempo, se acercó a él de una manera tan cercana que terminó siendo una especie de secretaria personal. Pero también en su documentalista personal: grabó dos años de la vida de Jordá desde su visión más íntima, más privada.

Más tarde, obtuvo por sí misma la respuesta a su duda: "Al final este documental es la imposibilidad de hacer uno sobre la figura de Joaquím Jordá, pero también retazos de multitud de posibilidades para hacer la película", cuenta la autora de No tiene sentido... estar haciendo así, todo el rato, sin sentido.

Dividida en capítulos, el primer largo de esta sonidista de profesión abarca diversos aspectos del "creador único" que fue Jordá. "Lo bueno es que gracias a mi inexperiencia, a mi ingenuidad a la hora de grabar la película termina siendo también de autoaprendizaje y tiene una magia especial que no tendría si yo hubiese hecho ya otras películas", concluye Alejandra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios