Revisar nuestros comportamientos

Podríamos considerar esta muestra como una suerte de retrospectiva, puesto que, junto a una intervención espacial realizada en la propia sala, se recogen distintas obras y documentación de proyectos llevados a la práctica por el artista malagueño durante los últimos años. La heterogeneidad de todos ellos no impide certificar que Montesinos indaga en tiempo real en la actual proyección social del ser humano, especialmente en los espacios públicos; en la percepción y fenomenología de la geografía urbana (cómo recepcionamos, vivimos e interactuamos con el medio y con otros moradores); en las ordenaciones y certezas geo-políticas, desubicándonos con una dislocación de las fronteras y capitalidades (la construcción de Europa como ente supranacional); y en las comunidades y redes sociales establecidas en internet (esto, como buena parte del resto de su obra, le permite afrontar la noción de hipertexto como paradigma de relaciones interpersonales y aprehensión de información). En cierto modo, Montesinos se constituye no sólo como un cronista de los hábitos, pautas de conducta y modos de relación que nos damos en la actualidad, entre lo virtual y lo real de internet y del espacio público de nuestras ciudades o entre el disfrute democrático y libre de éstos y cierta imposición alienante que nos indica cómo ordenar nuestros flujos a modo de rebaño, sino que el artista, gracias a la apropiación y a la infiltración, se convierte en un agente activo al intervenir en esos espacios de tránsito y trabajo mediante la señalética y los pictogramas propios de éstos, de modo que incorpora nuevas órdenes en clave lúdica que hacen subvertir las normas impuestas y ayudan a experimentar de forma inédita esos espacios con los que difícilmente nos identificaríamos (no-lugares).

Montesinos nos invita mediante la interactividad a este envite lúdico que resulta ser su obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios