Richard Prince 'devora' a Picasso

  • El artista norteamericano inaugura en el MPM una exposición con 116 piezas inéditas en las que asume los supuestos del genio malagueño con una alegoría a la mujer

Para Richard Prince el arte no es nada más que "una buena revolución". El artista norteamericano hizo suyas ayer las palabras de León Tolstói cuando dijo aquello de que "toda revolución que haga que la gente se sienta bien es una buena revolución", recordó desde el Museo Picasso Málaga (MPM) a donde acudió para inaugurar Prince/Picasso, un centenar de obras inéditas creadas en los últimos dos años y en las que rinde tributo al genio malagueño con cuadros, collages y foto-collages, junto a una selección de grafito y acuarelas de los años 70 y un dibujo a lápiz. Para el creador, este "feliz" homenaje que le rinde a Picasso supone "una situación espiritual", añadió.

Prince evoca los pinceles del genio aplicando una táctica de transformación de su obra que induce al espectador al extrañamiento y que el director del MPM, José Lebrero calificó de "canibalismo". Este distanciamiento alerta a revisar percepciones y convenciones de la sexualidad, el erotismo o el deseo.

Como matizó Lebrero, la muestra evidencia varias claves en el discurso de su autor; "la filosofía de la forma, el tema de la mujer, la afirmación de los pictórico, de sus posibilidades, y la tecnología como agente determinante del hacer de una época", sostuvo el director del MPM.

El propio artista recordó su primera aproximación en sus viajes por Europa con 19 años a la obra de Picasso, así como a la de otros artistas como Cézanne y El Greco. "Me sentaba en los museos y dibujaba, Me fascinaban de Picasso sus primeras obras en acuarela, luego cuando me mudé a Nueva York en 1973 lo rechacé", comentó Prince. En este sentido, el norteamericano se mostró agradecido por la "oportunidad" que se le brinda ahora de "redescubrir ese talento y participar en ese acto sencillo de coger un lápiz con placer", expresó. Respecto a su forma de concebir el arte, Prince sentenció: "mi manera de dibujar es un don de Dios".

Con esta exposición -que se podrá ver en la pinacoteca hasta el 27 de mayo- el Museo Picasso cumple con una de sus misiones: abordar de frente la contemporaneidad como lo hizo Pablo Picasso con su tiempo, y continuar así con la trilogía iniciada con las exposiciones Bill Viola. Obras figurativas ( 2010) y Kippenberger miró a Picasso, (2011).

Tras mencionar una exposición en el Instituto Valenciano de Arte Moderno " muy de culto y que pasó desapercibida", Lebrero resaltó la relevancia de esta muestra y la de su protagonista. "Ha tardado en lograr ese reconocimiento internacional. Sigue siendo un artista muy contemporáneo, sobre el cual se discute", aseguró. El creciente reconocimiento, no exento de polémica, que el trabajo de Prince ha tenido en el mundo profesional del arte lo ha convertido en uno de los artistas más observados de la actual escena internacional.

Cuando se trata de reflexionar sobre la razón de ser de su trabajo, Prince no alcanza una única explicación . "Es todo lo que he hecho y lo que he querido hacer", se limitó a responder. "No me formulo preguntas sobre Picasso. Pero sí siento una conexión con él", acuñó. Para su autor esta exposición representa una suerte de cierre "de un gran circulo" en torno a su admiración y experimentación sobre el artista malagueño. "El arte es continuidad", manifestó.

Con motivo de esta exposición, durante todos los miércoles de marzo, el Auditorio del Museo Picasso acogerá el seminario Fotografía, mito y apropiación, coordinado por Alberto Martín, especialista en Historia de la Fotografía. El seminario se plantea como un diálogo de doble dirección entre dos importantes aspectos constitutivos del campo artístico: el primero acercará al artista como icono, a la génesis y circulación de la imagen del artista; y el segundo abordará los iconos que el artista utiliza y pone en juego en su práctica artística a modo de mitología icónica o universo referencial. Entre ambas vertientes se pretende abrir un contexto de reflexión sobre el modo en que lo que las mitologías íntimas entran en juego en el mundo del arte. Un contexto para el acercamiento a la obra de Richard Prince entre mitología, apropiación y coleccionismo, y un recorrido por la imagen de Picasso tal y como fue registrada y construida por importantes fotógrafos a lo largo de los años.

En las conferencias programadas se ofrecerá un marco de análisis para las dos exposiciones que en ese momento presenta el Picasso: Prince/ Picasso y Conmigo, yo mismo, yo. Retratos fotográficos de Picasso. Programa Picasso 20 Miradas. Málaga, 20 años bajo la mirada de Picasso.

La exposición que ahora llega al museo es la primera de las cinco programadas para el museo este año. El consejero de Cultura, Paulino Plata indicó al respecto que es además "una buena demostración de esa proyección internacional que buscamos y deseamos para el museo". En este sentido llamó la atención sobre un dato a corregir: "el 75% de los visitantes son de fuera de España y, del 25% restante, solo el diez procede de Málaga".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios