Roz reúne su obra reciente sobre papel en Gravura

  • El artista bucea en la esencia humana a través de una veintena de dibujos y grabados que se exponen hasta el 17 de marzo

Ser capaz de hallar el equilibrio entre el qué se quiere contar y el cómo es el objetivo que Javier Roz se marca en cada proyecto. Desde hace cuatro años, indaga en una idea y la explora desde distintos medios. Partiendo de una misma iconografía utiliza la pintura, el vídeo, la fotografía, el dibujo y el grabado. Estas dos últimas técnicas son las que ha reunido en la muestra (Dis)continuidad, que se inaugura hoy en el Taller de Grabado Gravura. Después de casi un lustro sin exponer de manera individual en Málaga, Roz ha rescatado piezas de sus últimos trabajos, que no se han visto en la ciudad, y ha creado cuatro dibujos para la ocasión.

Una serie sobre la ceguera, no física sino emocional e intelectual, otra sobre los distintos estadios de la mente humana -la relación con el mundo, con lo cercano y con uno mismo-, y una tercera que compara el exilio irlandés hacia Estados Unidos y las migraciones del campo a la ciudad en Extremadura componen la "continuidad de la exposición". De estos trabajos anteriormente exhibidos en otros espacios ha seleccionado los dibujos y grabados en los que une las técnicas clásicas de la puntaseca y el aguafuerte con fotografías, papel y transparencias.

"Para hacer la muestra más atractiva para mí y aportar algo nuevo he hecho cuatro dibujos especialmente concebidos para el lugar donde están colocados, ya que dialogan con las obras que tienen cerca", explica Roz, para el que el lápiz y el papel es el lenguaje esencial en el que se expresa el artista plástico. "Aunque trabajo en muchos medios lo que más me gusta es el dibujo, a pesar de que siempre ha estado considerado como secundario", añade.

Una veintena de piezas componen el particular camino que lleva hasta el alma del artista. "Casi todos mis trabajos van dando vueltas sobre ciertas ideas, hay temas recurrentes que terminan apareciendo", confiesa Roz. "Finalmente, uno acaba hablando de sí mismo".

Javier Roz nació en Extremadura pero está afincado en Málaga desde hace años. Ha realizado una quincena de muestras individuales -la primera fue en 2001 en Gravura- y su obra se ha visto en ciudades como Sevilla, San Sebastián, Salamanca, Madrid y Alicante. Fuera de España, sus grabados tienen bastante éxito en Francia y Holanda. Ahora está trabajando en las series 4 habitaciones y Exilio/Exile y en una instalación que se expondrá en el Meiac de Badajoz este año.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios