Ry Cooder cierra su trilogía californiana con 'I, flathead'

  • El guitarrista, compositor y productor saca mañana a la venta su nuevo álbum

Ry Cooder, considerado uno de los grandes músicos de los últimos 40 años, cierra la trilogía californiana iniciada en 2005 con Chavez Ravine y que continuó en 2007 con My name is Buddy con el álbum I, flathead, un disco que "más que buscar en las raíces del rock, viaja al folk y al country". Recién cumplidos los 61 años, Ry Cooder habla desde su casa en Santa Mónica (California) y lo hace con la serenidad de la experiencia y el entusiasmo de alguien que, cada vez que graba un disco, busca "contar nuevas historias" y mostrar lo que le preocupa en ese mismo momento, como puede ser la guerra o la crisis mundial.

Para este nuevo álbum, que sale a la venta en España mañana, Cooder vuelve a inventar un personaje ficticio, el músico de carretera Kash Buk y su grupo The Klowns, para recrear un universo particular en el que "lo raro es lo normal". Si Chavez Ravine trataba de esas personas que no encuentran su lugar en el mundo y no tienen memoria histórica, y en My name is Buddy hablaba de la carencia de solidaridad y unidad entre la gente, en este nuevo disco refleja a "ese tipo de juventud desarraigada, que se ha desarrollado tras la guerra y que está obsesionada con las carreras de coches y los objetos paramilitares"· Pero cuando Ry Cooder piensa en las diferencias fundamentales que existen en estos tres álbumes, asegura que no lo sabe "exactamente, quizá que los personajes que se desarrollan en cada uno de los discos sean muy diferentes y por lo tanto sus historias también".

En I, flathead, producido por Cooder, el músico norteamericano toca la guitarra, la mandolina y el bajo, y además canta. Para la grabación ha contado con un músicos de diferentes generaciones, "algunos de ellos grandes veteranos y amigos, como Flaco Jiménez y Jim Keltner", porque le gusta "tocar en familia", y también con su hijo, Joachim Cooder, "un obseso de la batería desde que tenía cinco años". Además, figuran en los créditos el mariachi Los Camperos, Rene Camacho en el bajo, Francisco Torres en el trombón, Ron Blake y Jon Hassell en la trompeta, Anthony Gil en el saxo, Gil Bernal en el saxo tenor, Jared Smith en los teclados; Martin Pradler en el piano eléctrico y Juliette Commagere en los coros.

Este guitarrista y musicólogo californiano, fue responsable de la banda sonora de París Texas y productor del exitoso Buenavista Social Club, del que ya no quiere hablar, a pesar de que gracias a ese documental sacara del olvido a un grupo de legendarios músicos cubanos como Eliades Ochoa, Rubén González y Omara Portuondo .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios