Salomón Castiel abandona el Teatro Cervantes y el Festival de Málaga

  • El gerente durante los últimos trece años del principal espacio escénico de la ciudad y creador y director del certamen de cine malagueño dimite de sus cargos por "cuestiones personales"

Comentarios 2

El director del Festival de Cine Español de Málaga y del Teatro Cervantes de esta ciudad, Salomón Castiel, anunció ayer que abandonará ambos cargos por "razones que corresponden única y exclusivamente a motivos personales". Eso lo dijo en una convocatoria urgente a la prensa. Eran las nueve de la mañana. Una hora antes, los trabajadores del teatro y del certamen cinematográfico habían sido reunidos para conocer la noticia de primera mano. De forma inesperada, Salomón Castiel ponía así fin a trece años de gestión de los principales proyectos culturales del Ayuntamiento de Málaga.

Castiel compareció ante los medios junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, para comunicar públicamente su decisión. Emocionado, con la voz rota, leyó su carta de despedida. Antes de que alguien especulara sobre un posible cese, el alcalde de Málaga aclaró que "no hay una pérdida de confianza", y calificó de "brillante y extraordinaria" la gestión de Castiel tanto del Festival de Cine Español, del que era director desde la primera edición del certamen, que se celebró en 1998, y del Teatro Cervantes, cuya gestión estaba en sus manos desde 1995.

Pasado el primer momento, el de la sorpresa, llegó el de los comentarios. El que ha sido su sombra en los últimos tiempos, el portavoz de Izquierda Unida, Pedro Moreno Brenes afirmó que "el próximo consejo extraordinario era para plantear su cese o dimisión, pero ya no será necesario". Lejos de ser amable con Salomón Castiel, Brenes advirtió: "Desde el punto de vista personal le deseamos lo mejor pero esto no quiere decir que dejemos de investigar su gestión. Porque tiene dos sueldos, Teatro y Festival, en contra de lo que dice la Ley de Incompatibilidades. Continuará nuestro control futuro y pasado".

La suya no fue la única voz crítica, ya que desde el grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga expresaron sus quejas "por la opacidad en los presupuestos y en la gestión. Nos preocupaba el tema del personal, porque ha habido nombramientos que no pasaron por el control del consejo", explicó la concejal Mari Luz Reguero.

En cambio, el comentario generalizado ayer fue el de reconocimiento de la gestión de Castiel en estos años. El arquitecto Salvador Moreno Peralta, miembro del consejo del Teatro Cervantes, calificó la marcha del director del Festival de Málaga como "un día negro para la cultura malagueña". También resaltó que "el Cervantes tiene un rostro y es su gerente, Salomón Castiel".

Hasta el nombramiento de su sucesor, Salmón Castiel permanecerá en sus cargos de forma interina durante tres meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios