La versión escénica de 'San Francisco de Asís' llega al Madrid Arena

  • El 6 de julio El Real estrena en el recinto de la Casa de Campo esta titánica ópera de Messiaen

Comentarios 1

Los datos son abrumadores: 22 toneladas de cúpula, 4.200 butacas, el sonido de la Super Bowl, 130 cantantes y casi 6 horas de función, pero lo más importante del montaje de San Francisco de Asís que estrenará el Real el 6 de julio en el Madrid Arena es que es "una epifanía" de música y espiritualidad. El intendente del Teatro Real, Gerard Mortier, el director general, Miguel Muñiz, y el director técnico, Massimo Teoldi, explicaron ayer en el recinto de la Casa de Campo los principales datos de la producción, que sólo se ha visto con esta "catedralicia" escenografía, "un túnel de luz que absorberá al público", en 2007, en el Ruhr.

Sus autores son el matrimonio de artistas plásticos rusos Emilia e Ilya Kabakov, que una vez que construyeron para el Ruhr la cúpula de 13 metros de diámetro y 14 metros de altura, que cambia de luz y color gracias a sus 1.400 fluorescentes, la compraron y ahora la han cedido al Real. En torno a ella se distribuyen los nueve solistas, encabezados por el español Alexander Marco-Burhmester, los 120 miembros del coro -el titular del Real más el de la Generalitat Valenciana- y los 132 músicos, 114 de ellos de la Orquesta Sinfónica de la Radio Baden-Baden-Friburgo, dirigidos por uno de los mayores expertos del mundo en Messiaen, el francés Sylvain Cambreling.

¿Y tanto fasto no se contradice con el espíritu del "poverello? "Yo le dije lo mismo a Messiaen (1908-1992) y me contestó que tenía razón pero que el alma de San Francisco es tan rica que debemos hacer todo para que el público la sienta", explicó Mortier.

"A Messiaen -insistió- le gustaba la monumentalidad pero no en plan Aida con elefantes, sino para transmitir el hombre colosal que fue el santo" y como le apasiona quiere que se represente en cada sitio en el que trabaja. Ahora le toca a España, "un país tan cristiano y tan canónico a veces", dice. A pesar de sus "mega dimensiones" esta producción "no cuesta más que una de Andrea Chenier, en torno a 2 millones de euros. Por su parte, Muñiz detalló que a pesar de que sólo son 5 funciones, podrán verla tantas personas - 21.500- como si fueran 10 en el Real, porque la capacidad del Madrid Arena es doble.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios