Cine

Scorsese y la energía de los Stones abren la Berlinale

  • Martin Scorsese dirige ýShine a Lightý, presentada fuera de concurso y basada en dos conciertos de los Stones en el Beacon Theater de Nueva York celebrados en septiembre de 2006.

Comentarios 1

El Festival Internacional de Cine de Berlín se ha inaugurado por primera vez en su historia con un documental. En ‘Shine a Light’, del estadounidense Martin Scorsese, las cámaras se meten en la intimidad de una actuación de los Rolling Stones en un teatro neoyorquino.

La energía, la experiencia, la profesionalidad, la alegría y la destreza de los cuatro veteranos músicos británicos sobre el escenario es la materia prima del nuevo trabajo de Scorsese, que pretende sobre todo "el mayor acercamiento posible a la experiencia de un show en vivo", según explicó en rueda de prensa.

"Con la posición de las cámaras y los cortes intentamos acercarnos lo más posible a la energía de un concierto en directo", dijo Scorsese. Para ello, recurrió a un equipo de operadores de cámara de primer nivel, entre ellos, el mexicano Emmanuel Lubezki.

Jagger quería grabar la actuación multitudinaria que la banda ofreció en las playas de Río de Janeiro. Pero Scorsese prefirió la intimidad de un teatro, "para registrar la complicidad de lo que pasa entre la banda sobre el escenario".

Sólo en muy contadas ocasiones el director recurre a material de archivo para mostrar a la banda en sus años mozos, respondiendo a preguntas sobre su futuro.

"¿Te imaginas seguir actuando a los 60?", pregunta una periodista a un jovencísimo Jagger. "Sí, perfectamente", responde éste, y tras el corte se lo ve en el escenario desplegando la misma energía que entonces a sus 64 años.

A través de la destreza de las cámaras y el montaje, Scorsese consigue mostrar la química que hay entre los músicos, se detiene en sus sonrisas, en sus miradas, dejando al descubierto los entresijos de una máquina que funciona a la perfección.

La música está en primer plano, con clásicos revisados y temas menos conocidos. "La música de los Stones siempre me inspiró, es parte de mi vida. Siempre generó imágenes en mi cabeza", afirmó el director de ‘Toro salvaje’ y ‘Gangs of New York’. "Hace años que hablábamos de hacer algo juntos. Y cada vez que los veía actuar, sentía la necesidad de tener una cámara en la mano. Así empezó todo".

Para Keith Richards, de 64 años, el hecho de que el concierto se filmara no supuso ninguna diferencia. "Nosotros subimos al escenario a ofrecer un show, como siempre. Había muchas cámaras, pero nosotros ni las vimos. Ese es el gran mérito de Marty".

No faltó la comparación con el documental ya legendario que Jean Luc Godard rodó sobre los Stones, ‘One to one (Sympathy for the devil)’, en el que el cineasta francés sigue el proceso de creación de una de las canciones más famosas del grupo. "Dos grandes directores, dos películas muy diferentes", resumió Jagger. "Cada uno capturó momentos limitados en el tiempo muy distintos".

También acudieron a la presentación los otros dos integrantes del grupo, Charlie Watts, de 66 años, y Ron Wood, de 60. A pesar de las canas que peinan, los Stones generaron en Berlín tanto o más revuelo que cualquier estrella de Hollywood.

La Berlinale inauguró así una edición que se presenta más musical que nunca. Entre otros trabajos, en los próximos días se verá el debut como directora de Madonna, ‘Filth and Wisdom’ así como documentales sobre Patti Smith, Neil Young y la vieja guardia tanguera.

La competencia por el Oso de Oro empieza este viernes con la china ‘In Love We Trust’, de Wang Xiao Shuai, la estadounidense ‘Pozos de ambición’, de Paul Thomas Anderson, y la finlandesa ‘Black Ice’, de Petri Kotwica.

Tras ‘sus satánicas majestades’, en los próximos días desfilarán por la alfombra roja, entre otros, Scarlett Johansson, Natalie Portman, Penélope Cruz y Daniel Day Lewis.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios