Seguros en el planeta del riesgo

  • Las empresas taurinas poderosas, como las de Sevilla y Madrid, suelen adquirir pólizas en las que contratan la programación total de la temporada · Las más modestas lo hacen por corridas concretas

Hoy en día, en el que todo o casi todo se puede asegurar, las compañías de s eguros se han asentado en el mundo de los toros. Aunque la mayoría de seguros realizados por los empresarios taurinos se centran en el concepto de gastos del montaje debido a una suspensión por lluvia, existen otro tipo de productos, algunos novedosos y escasamente conocidos, como el de los participantes en los encierros y hasta seguros por huelga.

Entre las aseguradas especializadas más importantes se encuentra Iber Galia. Su director general, André Gondel Arrechea, señala que "la mayoría de pólizas se centran en el concepto de gastos. Suelen hacerlo empresas que contratan por el global de su programación, por temporada completa; por ejemplo, casos de las plazas de toros de Sevilla y Madrid. También hay quienes contratan una corrida determinada. El promedio que pagan es un 2,5 del capital asegurado. Para un capital de 100.000 euros pagan 2.500 euros". Según éste directivo, que lleva más de 30 años trabajando en este sector, en el caso de suspensiones por lluvia, "una empresa consigue paliar pérdidas, pero me imagino que el seguro no les compensa totalmente. A la hora del coste de la póliza, lógicamente es más cara en el norte de España que en el sur". Éste tipo de producto, de suspensión por lluvia, llegó a asentarse hace tres décadas y en la época en la que fue empresario de Las Ventas, Manuel Chopera llegó a ganar un año dinero debido al alto número de suspensiones por lluvia, según afirman otras fuentes.

La empresa Iber Galia tiene como clientes, según su director, "a más de mil plazas, entre ellas Sevilla, Madrid, Córdoba, Pamplona, Granada, Ciudad Real o Cáceres en España; a Cali o Bogotá en Colombia y a Santarem o Villafranca en Portugal". De otro de sus productos estrella, los encierros, afirma que "hemos firmado pólizas con Pamplona, Tafalla, Olite, Medina del Campo o Tordesillas". Hemos llegado a asegurar por huelga y hace diez años, cuando se dio la huelga general de transportes en Francia, hubo empresarios que cobraron debido a que no llegaban los toros que viajaban desde España. También por la gran riada de hace cuatro años, el empresario de Nimes, Simón Casas, tenía asegurada la feria. Ahora, es posible que se asegure para septiembre la actuación que tiene Julián López El Juli prevista ante seis toros en Nimes".

André Gondel señala que "este año ha sido el peor por el número de suspensiones por lluvia. Normalmente se gana dinero, pero esta temporada será muy difícil que salgan las cuentas. Por experiencia, en un ciclo de diez años, la aseguradora pierde en dos, equilibra otros dos y en los otros seis obtiene beneficios. Para más inri, este año hemos asegurado el París-Dakar por primera vez y se suspende".

El toro, también

En el mundo de la ganadería brava, la mayoría de criadores aseguran sus toros. En la póliza se incluyen a machos de hierro para arriba; es decir, reses desde el momento en que son herradas, como erales, utreros y los cuatreños destinados a la lidia. Las ganaderías que suelen cubrirlo tienen un mínimo de unas 200 cabezas. Las vacas, debido a que tienen menos riesgos de lesiones, no se aseguran.

El precio de la póliza depende del número de cabezas aseguradas, como es lógico. El seguro cubre accidentes del toro en el campo, pérdida de visión, hernias, fracturas de extremidades y pitones y hasta la muerte por pelea entre toros, que supone un porcentaje bastante alto y alcanza hasta el 10% en algunas ganaderías. Este último tipo de seguro es muy atractivo para los ganaderos ya que comienza a ser rentable en el momento en que se tiene más de un 5% de bajas.

Cada ganadero valora sus toros de manera distinta, pero es habitual que un toro se asegure por 6.000 euros y un novillo por 3.500 euros. También son muchos los criadores que se respaldan con un seguro de responsabilidad civil para evitar la ruina que pueda causar el que un toro salte la cerca de la dehesa y ocasione un accidente fuera; lo que últimamente a algún ganadero le ha supuesto hasta 180.000 euros.

En definitiva, el mundo de los seguros lidia cada vez con más fuerza en el planeta del riesgo, el planeta de los toros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios