Shyamalan presenta "la mejor película de serie B"

  • El director mostró en Madrid su nuevo filme, 'El incidente'

M. Night Shyamalan, uno de los gurús del cine de suspense gracias a cintas como El sexto sentido y Señales, lanza su nuevo filme, El incidente, un thriller apocalíptico protagonizado por Mark Wahlberg con el que ha querido hacer "la mejor película de serie B de todos los tiempos".

Para ello, el director estadounidense de origen indio ha escrito una historia de tintes "gore" sobre amenazas de la naturaleza y fenómenos inexplicables, en la que una familia huye por los campos de Pensilvania con el fin de no verse afectada por una extraña fuerza, que inhabilita el más básico de los instintos: el de supervivencia.

"Me apasionan los misterios que no tienen explicación, como un artículo que leí sobre la desaparición real de las abejas en EEUU y que me inspiró para el filme", explicó ayer Shyamalan en la presentación, para añadir: "Todo el mundo tiene una teoría al respecto, que si el cambio climático, que si un virus, pero, ¿por qué no reconocer que hay fuerzas que se escapan a nuestro entendimiento?"

El contrapunto racional de la película, que se estrena el 13 de junio, lo pondrá el profesor de ciencias Elliot Moore (interpretado por el nominado al Óscar Mark Wahlberg), quien debe proteger a su mujer (Zooey Deschanel) y a la hija (Ashlyn Sánchez) de un amigo (John Leguizano) a base precisamente de teorías, es decir de deducir causas y predecir comportamientos del misterioso fenómeno.

Para ese papel, sobre el que recae el filme, Shyamanan admite que siempre pensó en su amigo Wahlberg, un actor que "mezcla la imagen de tipo duro con una gran ingenuidad y ternura", y que era la primera vez que se enfrentaba a un reto así, más acostumbrado a papeles rudos como el policía de Infiltrados, dirigida por Scorsese, o el soldado de Tres reyes.

"Soy una contradicción ambulante y quizás porque llevo mis experiencias personales a la pantalla Night haya visto ese contraste", comentó Wahlberg, quien admitió que ha sido complicado meterse en la piel de alguien "tan inocente", sobre todo después de su paso por la cárcel cuando era adolescente.

Durante las semanas previas al rodaje, ambos hablaron mucho sobre los pilares en los que se asentaba el argumento, es decir, sobre lo inexplicable, la fuerza de la naturaleza, la devaluación del valor de la inocencia o el papel del amor como único modo de contrarrestar la oscuridad.

"Yo sólo me entregué a lo que quería. Nigth es una especie de director-demonio y hay que hacer las cosas a su modo", confesó Wahlberg, que ayer lucía una pequeña protección en su mano derecha, fruto de un encontronazo en el rodaje del filme que realiza actualmente, basado en el videojuego Max Payne.

Shyamalan apuesta por tanto en esta aventura adrenalítica por una estructura diferente a las anteriores, más lineal, realista y sin final "con truco" (una de las pegas que le ponen los más críticos).

El cambio, consciente o no, viene después de que, tras convertirse en uno de los referentes del misterio con El sexto sentido y Señales, la crítica y la taquilla hayan recibido más tibiamente sus dos anteriores trabajos, El bosque y La joven del agua.

"Mis historias son una terapia. Escribo sobre lo que me molesta o sobre lo que me interesa. Con la taquilla siempre estás bajo presión, pero yo no estoy muy pendiente de ella: sólo puedo hacer las películas que siento", concluye el cineasta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios