Sinéad O'Connor ofrece su versión más maternal en Valladolid

  • La irlandesa presentó el sábado en directo algunos de sus éxitos y temas de su disco 'Theology'

La rebeldía que Sinéad O'Connor demostró en algunos momentos de su juventud parece ya aplacada en pos de un tono suave y reflexivo propio de la madurez. Pero las canciones que el pasado sábado interpretó en Valladolid siguen versando sobre sus causas y su fe, y narrando su vida con franqueza y sensibilidad. La compositora dublinesa (1966) ofreció un concierto en el Patio de la Hospedería de San Benito con temas de su último trabajo discográfico, Theology (2007), y algunos de sus éxitos más aclamados.

Ataviada con un vestido negro y una gran cruz marrón colgada del cuello, una apariencia menos delgada y una media melena que le otorga un aspecto distinto al que otrora tuviera con su característico rapado militar, O'Connor desarrolló un repertorio salpicado con referencias a sus cuatro hijos (Jake, Róisín, Dónal y Yeshua) y, cómo no, al Vaticano. Porque uno de los episodios más polémicos y recordados de O'Connor fue el que protagonizó en una actuación en la televisión estadounidense, cuando delante de las cámaras y en directo rompió con sus manos una fotografía del Papa Juan Pablo II.

La cantante puso a prueba su voz y su entereza interpretando a capella, Stretcher y Black boys, sola en el escenario, dando intensidad a su interpretación con el movimiento de sus manos a media luz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios