Siruela publica 'De Camus a Kioto', el ensayo póstumo de Campos Reina

  • El Centro Andaluz de las Letras celebra hoy en el Instituto de Estudios Portuarios un homenaje al escritor, recientemente fallecido, donde se presentará la obra

Cuando la muerte hizo de las suyas y se llevó a Juan Campos Reina (Puente Genil, 1946-Málaga, octubre de 2009), el escritor trabajaba en un ensayo sobre Japón. En los últimos años había dado cuenta de este proyecto a sus allegados, y de hecho ya lo tenía terminado cuando la enfermedad que habría de mantenerlo postrado hasta su fallecimiento instaló su señorío en su anatomía. Sin embargo, quienes le conocen saben de su obsesiva manía por las correcciones, del trabajo que le costaba dar un libro por concluido. De cualquier forma, la editorial Siruela acaba de publicar esta obra bajo el título De Camus a Kioto, y el Centro Andaluz de las Letras celebra hoy a las 20:00 en el Instituto de Estudios Portuarios un homenaje al autor de El bastón del diablo que servirá a la vez de presentación del libro. El acto contará con la participación de los escritores y profesores Rafael Ballesteros, Enrique Baena, Francisco Morales Lomas y Antonio Moreno Ayora.

De Camus a Kioto responde al interés que mantuvo Campos Reina por el Lejano Oriente. Tanta fue su pasión que realizó varios viajes a las extensiones asiáticas más recónditas y se introdujo en el conocimiento del idioma japonés hasta el dominio de su caligrafía. Pero lo que aquí se propone el autor (vinculado biográfica y sentimentalmente desde su juventud a su fallecimiento a Málaga, de cuyo barrio del Limonar fue vecino) es presentar ese Oriente como espejo, como reverso o negativo de la cultura occidental. Para ello, visita diversas manifestaciones de una y otra esfera y, más que compararlas, establece con una claridad pedagógica y meridiana los lazos que demuestran sus humanos orígenes comunes. Así, tal y como reza el título, el ensayo se abre con Albert Camus y una referencia a su texto filosófico El mito de Sísifo, en el que aseguraba que el único problema filosófico verdaderamente relevante es el suicidio. Campos Reina traslada la cuestión de la suma libertad respecto a la propia existencia a la disciplina de los samurais, cuyos códigos sobre la autoeliminación en favor del Imperio eran clarividentes. En esa especie de caleidoscopio se pasean otros referentes de la cultura occidental, como Van Gogh, Cervantes, Rilke y María Zambrano, servidos a modo de reflejo para pioneros nipones como Yukio Mishima y Yasunari Kawabata; también salen a relucir manifestaciones como la tauromaquia (cuya liturgia compara a la de la ceremonia del té) y el flamenco, para cuyo origen propone una tesis revolucionaria: el cordobés se remonta a un viaje a Sri Lanka (antigua Ceilán) allá por los 70 y su llegada a una ciudad de renombrada tradición metalúrgica, Sigiriya, que dio nombre, en su opinión, al palo o cante. Fueron los gitanos nómadas que partieron de aquellas lindes hacia Europa quienes introdujeron en Andalucía tan popular compás.

Más allá de su revelador contenido, De Camus a Kioto destaca por su naturaleza auténticamente ensayística: Campos Reina se pone a la altura de Montaigne y lo cuenta todo con la pasión del amateur, del que aprende para contar y vivir. La memoria, claro, está de su parte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios