Sólo faltó la alfombra roja

  • La inauguración de la exhibición 'Visión de España' congregó ayer en el CAC a unas 1.500 personas representativas de la sociedad malagueña en todos sus ámbitos

Si alguien dudaba a estas alturas de las colas que se han de formar en el CAC Málaga mientras dure la muestra Sorolla. Visión de España, ayer tuvo todos los argumentos para despejar la incógnita. La inauguración de la exposición congregó a la vera del río (sic) a unas 1.500 personas, que asistieron al evento invitación en mano para dar cuenta antes que nadie de los 14 lienzos de la Hispanic Society. La cita ganó registros de estreno cinematográfico, con catering de Doña Francisquita, modelos de fiesta y elegancia en todos los rincones. Una buena representación de la sociedad malagueña se dejó ver así como aperitivo de lo que acontecerá en la misma plaza hasta el otoño.

Tan positiva fue la respuesta que hubo que organizar la visita en pequeños grupos. Presidía la caravana la comitiva oficial, formada por el alcalde, Francisco de la Torre; el delegado municipal de Cultura, Miguel Briones; el presidente de Bancaja, José Luis Olivas; el director de la Hispanic Society of America, Mitchell Coding; y los comisarios de la exposición, Facundo Tomás y Felipe Garín. A sus espaldas avanzaban los invitados, entre los que figuraban artistas como Evaristo Guerra y próceres del ámbito de la cultura en Málaga como el presidente de la Academia de Bellas Artes de San Telmo, Manuel del Campo. Cada vez que uno de los asistentes accedía al centro de calle Alemania, el flamante contador de la puerta registraba la visitaba y anunciaba orgulloso el total: el rigor democrático de la máquina es absoluto.

Dentro, el público congregado se dejó maravillar por el trazo de la luz de Sorolla y las magníficas estampas pintorescas, aunque con ciertos colapsos en los recodos. Abundaban entre los invitados los empresarios ávidos de suplemento económico debajo del brazo y móvil perenne colgado en la oreja, que paseaban de esta guisa frente a los murales. Otros preguntaban por las noventa modernas guías multimedia móviles que Bancaja facilita (a partir de hoy) para seguir la información sobre la muestra, verdaderos ordenadores de bolsillo con Sorolla incrustado en el hardware. No faltaban quienes se colaban en la más que dudosa abertura que en el recorrido conduce a la exposición de Kara Walker, una de las temporales del CAC, con el consiguiente impacto estético; una abnegada azafata se empeñaba en guiar a los visitantes por la senda correcta, lo que no lograba evitar que la intromisión inesperada de la obra de Walker restara puntos al trazado museístico de la muestra.

Toda Málaga verá la muestra de Sorolla hasta septiembre. Mientras, ayer, una buen bocado se vistió de gala. No se la pierdan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios