Stan Lauryssens presenta 'Dalí y yo'

  • El belga asegura que el 75% de los cuadros eran de otros pintores a los que Dalí daba su toque surrealista

El antiguo marchante belga Stan Lauryssens, que presentó ayer su libro de memorias, Dalí y yo, ha asegurado que en los años setenta "era más fácil vender un falso Dalí que un cuadro auténtico".

Un Lauryssens a la defensiva después de la nota crítica difundida el pasado lunes por la Fundación Gala-Dalí, que tachaba el libro de "falsedad", ha explicado que nunca ha pretendido hacer el gran libro de Dalí, ni la obra de un crítico de arte, sino simplemente "explicar mi pasado y lo que personas del entorno del pintor me han dicho", un pasado delictivo por el que llegó a estar en la cárcel.

En el libro, publicado por Ediciones B, el marchante asegura que el 75% de los cuadros del pintor ampurdanés son falsos, si bien, matiza, una parte de estos eran pintados por otros pintores, a los que al final Dalí daba "su toque surrealista".

Lauryssens señala: "El mundo de hace veinticinco años era una sociedad que buscaba el enriquecimiento rápido y no era difícil encontrar a gente que invirtiera en arte, aunque fuera falso, con la idea de en cinco años venderlo y obtener más dinero".

A su juicio, a finales de los 60 y principios de los 70 el propio Dalí y Gala fomentaron la circulación de la obra falsa, pues necesitaban dinero para mantener su tren de vida, que incluía "seis meses del año en los hoteles más caros de Nueva York y París".

Recogiendo el testimonio del secretario de Dalí, el Capitán Moore, Lauryssens comenta que el pintor y su séquito necesitaban "medio millón de dólares cada mes en su estancia en Nueva York" y esa cantidad "no se podía ganar vendiendo pequeños cuadros surrealistas de los años 30".

Lauryssens insiste en que en la Fundación Dalí hay "obra falsa" de Dalí, entendida como obra en la que el pintor sólo hizo una parte del cuadro, y se remite a la entrevista que protagonizó hace seis meses en Figueres para la televisión holandesa en la que incluso "un responsable de la fundación admitió que algunos cuadros de la 'época negra' de Dalí no eran 100% de Dalí".

Lauryssens anuncia que el proyecto cinematográfico basado en su libro se encuentra en una fase de preproducción, una película norteamericana que contará con Al Pacino en el papel del pintor y Cillyan Murphy en el del marchante belga, y que estará dirigida por Andrew Niccol, guionista de El show de Truman. La productora, que "en ningún caso ha pedido la ayuda de la Fundación Dalí porque no la necesita para hacer la película", tiene intención, según el ex marchante, de estrenar el filme en el festival de Cannes de 2009.

Tras afirmar que "todo se puede comprar con dinero", Lauryssens recuerda que Anthony Hopkins protagonizó un filme sobre Picasso en el que no salía ni un cuadro de él, o que Andy García interpretó a Modigliani en una cinta en la que se veían unas 50 copias inexactas de obras del artista italiano.

El paralelismo Dalí-Picasso es inevitable aunque no con relación a la obra falsa: "La suerte de Picasso es que su primer marchante, Kahnweiler, fotografiaba cada cuadro que pintaba y hacía todos sus catálogos", algo, sostiene, que no sucedió con Dalí.

El autor ha salido airoso del acoso a que ha sido sometido por la prensa por algunas de las inexactitudes del libro, que Lauryssens deriva hacia sus fuentes, y al final ha sentenciado: "Si un 80% del libro es verdad, nadie podrá negar que es un libro genial".

El propio Lauryssens se define como "el mentiroso engañado", mientras proclama que vive con la conciencia tranquila, hasta el punto de que "al menos una vez al mes tomo una copa con algunos a los que vendía cuadros falsos de Dalí".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios