Artes escénicas XXVII edición del Festival Internacional de Teatro de Málaga

Teatro a prueba de crisis

  • · Consulte toda la programación del Festival de Teatro en la página web www.teatrocervantes.com.

Como cada mes de enero, el Festival Internacional de Teatro regresa a la capital malagueña para devolver a la misma parte de las actividades escénicas que no puede disfrutar durante el año por cuestiones de espacio y para reunir un escaparate fidedigno en lo posible de cuanto se cuece actualmente en las tablas patrias y foráneas. Lo hace con mucha menos atención mediática y con muchos menos medios (ni de lejos) que el Festival de Cine, pero resulta que este certamen es todo un veterano en su especie: la edición que arranca hoy es la número 27, lo que convierte al evento impulsado por el Ayuntamiento en señero y casi superviviente dentro de la geografía española. Eso sí, las representaciones de calle, como ya ocurriera el año pasado (cuando constituyeron lo mejor de la oferta general) a modo de novedad incorporada por la nueva directiva (con Charo Ema en el Teatro Cervantes y Miguel Gallego al frente del propio festival) se repetirán esta temporada para conferir, desde hoy, más visibilidad a la propuesta. Por delante queda poco más de un mes, hasta el 13 de febrero, con doce montajes y otras actividades constituyentes de una oferta que no ha escapado al fantasma de la crisis pero que se dispone a salir lo mejor parada posible. Que no es poco.

Novedades con respecto a anteriores ediciones, haylas. Quizá la más significativa sea la incorporación del recién recuperado Teatro Echegaray como complemento al Teatro Cervantes, lo que ha propiciado a su vez la salida del festival del Teatro Alameda, de titularidad privada y con el que el certamen venía colaborando desde hacía varios años para la ampliación de la programación. Dado que la organización cuenta ya con dos espacios municipales a su entera disposición, se ha decidido dar por finalizada esta colaboración; además, a tenor de la dificultad presupuestaria para la confección del cartel, haber mantenido este acuerdo habría implicado contratar más espectáculos, lo que hubiese resultado más que complicado. Se echará de menos el telón de calle Córdoba, pero lo cierto es que con el Echegaray el festival gana en posibilidades de versatilidad con una mayor proximidad respecto al epicentro que supone el Cervantes. Eso sí, este año no se han sumado otros rincones como el CAC Málaga, que en los años anteriores acogió alternativas muy interesantes.

En cuanto al cartel, por primera vez en mucho tiempo Málaga recibe un festival sin estrenos. Aquí es donde de manera más evidente se constata la delicada situación económica del ciclo y la dificultad para programar, que queda patente también en un cartel de decidido carácter comercial, especialmente en el Cervantes, con un musical de gran tirón como Fiebre del Sábado noche (del 15 al 18 de enero) para animar la taquilla y una galería al uso de rostros populares: véanse el televisivo reparto de Ser o no ser (del 11 al 13 de febrero) encabezado por Amparo Larrañaga, José Luis Gil y Diego Martín, el reclamo de Ana Belén y Fran Perea para la Fedra dirigida por José Carlos Plaza con versión de Juan Mayorga (del 22 al 24 de enero) y también la adaptación escénica de la película Días de vino y rosas a cargo de Tamzim Townsend (una habitual del certamen malagueño) y protagonizada por Carmelo Gómez y Silvia Abascal (el 11 y 12 de enero). Mención aparte merece la versión de Noviembre de David Mamet (27 y 28 de enero, también en el Cervantes) dirigida por José Pascual y protagonizada por Santiago Ramos y Ana Labordeta, uno de los montajes recientes más aplaudidos por la crítica que, previsiblemente, pasará como lo mejor de esta edición. Igual expectación cabe mantener respecto a la recreación escénica de la Metrópolis de Fritz Lang a cargo de la Compañía de Elia Lozano (el 7 de febrero) con la actuación en directo de la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza, más conocido como Grupo Enigma (que también participa este mes en el Ciclo de Música Contemporánea, en el Teatro Cánovas), y la batuta de Juan José Olives.

Con respecto al Teatro Echegaray, los cinco espectáculos previstos responden al espíritu que este centro viene demostrando en su programación desde su apertura el pasado octubre. Especialmente interesante resulta la primera obra propuesta, Historia de Juan, nacido de un oso, espectáculo escrito, dirigido y protagonizado por Albert Vidal (el mejor continuador en España junto a Rafael Álvarez El Brujo de la línea bufa inspirada por el Nobel Dario Fo) con música en directo que constituye una personalísima y aguda recreación del Barroco a través de una fábula telúrica, muy al gusto sacro y bucólico de su creador. La actriz alemana Hannah Schygulla, musa de Fassbinder y Wenders y santo y seña del nuevo cine alemán de los 70, visitará el Echegaray (22 y 23 de enero) con Mi vida, suerte de cabaret musical en el que la diva dará rienda suelta a sus recuerdos en una curiosa simbiosis entre escena y biografía. La cuota malagueña quedará cubierta con otro musical, Do you love me? (29 y 30 de enero), un repaso narrativo a los grandes éxitos del soul y el funk a cargo de la Free Soul Band, que mostrará este trabajo en su tierra después de una gira nacional. Para terminar, el Echegaray recibirá dos propuestas por las que este festival merece mantener la etiqueta de internacional: The society (5 y 6 de febrero), un montaje que combina teatro y danza y que viste una sátira abstracta de la sociedad de consumo a cargo de la compañía noruega Jo Stromgen; y El jardín japonés (13 y 14 de febrero), delicada e interactiva recreación estética del arte zen, libre de argumento y coproducida por las compañías italianas Teatro di Piazza d'Ocassione y Teatro Metastasio Stabile della Toscana.

Por último, respecto a las propuestas de calle, Le Caramantran inicia hoy (a las 12:00 y las 19:00) y mañana con su espectáculo de marionetas gigantes Les Chenapans un apartado que continuarán por el centro histórico, desde el Teatro Cervantes hasta la Plaza de la Marina, Bébé Charli y Ecart (13 y 14 de enero) y la escultura humana ajena la gravedad Johan Lorbeer (20 y 21 de enero). Tres agrupaciones francesas y una alemana que amplían la dimensión babilónica del festival internacional y que, entre performances, títeres, alguna gamberrada y sobre todo mucho humor, llevarán el teatro a los transeúntes que se resistan a acudir a las salas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios