Teodulfo Lagunero recuerda diez años de lucha por la democracia

  • Abogado y mecenas de la cultura, presentó ayer sus memorias junto al poeta Marcos Ana

Su vida no cabe en un solo tomo. Pero Teodulfo Lagunero (Valladolid, 1927) ha querido recorrer parte de su agitado pasado en un primer libro de memorias que resume su activismo político, social y cultural desde 1970 a 1980. Su retiro en Fuengirola le sirvió a este abogado, constructor, mecenas y miembro del partido comunista para reflexionar sobre lo escrito en su diario durante unos años "en los que nadie podía imaginar lo que iba a pasar en España", recuerda. Su libro Una vida entre poetas glosaba la figura, entre otros literatos de Pablo Neruda, Alberti, Gala y Marcos Ana. Precisamente, fue este último quien le animó a escribir el libro que ayer se presentó en el Centro Cívico junto al poeta y al magistrado José Enrique Medina. "Recuerdo que me dijo que el hecho de que yo estuviera apartado de toda actividad era como tener enjaulado al viento", reproduce el autor.

Los años "más difíciles" de lucha contra el franquismo, la Transición y la incertidumbre ante un futuro poco esperanzador hicieron que el pensamiento de Lagunero evolucionara con los tiempos. Aún así, a sus 83 años Lagunero se mantiene lúcido y firme en sus convicciones. "Soy comunista y me moriré comunista. Me quemarán con la bandera roja republicana y me cantarán La Internacional", asegura.

Teodulfo Lagunero, catedrático de Derecho Mercantil, fue un personaje clave en la Transición. Promotor y presidente del semanario La Calle, una vez legalizado el PCE y sin ser él militante, Dolores Ibárruri y Santiago Carrillo, en un gesto de reconocimiento, le entregaron un carné honorífico del partido firmado por ambos. "Me moriré como Neruda, Picasso y Alberti, con el carné del partido en la mano", confiesa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios