Tomando el pulso a la última columna de Europa

  • Cinco años después de su estreno, el Teatro Cánovas acoge desde mañana y hasta el 1 de marzo la revisión de 'El Rey de Algeciras' , con la que el CAT celebra sus 20 años· Más información: Teatro Cánovas. Del 18 al 22 de febrero y del 26 de febrero al 1 de marzo. A las 21:00. Domingos a las 19:30. Entradas: 13 euros.

Dicen que cuando una madre sufre, algo malo está ocurriendo en el mundo. Las pateras arrastran a diario el recuerdo amargo de aquellos hijos que nunca volvieron. Con esta idea presente, el director teatral Julio Fraga retoma el drama de la inmigración ilegal para construir un nuevo Rey de Algeciras y contar cómo respira la última columna de Europa. Original del algecireño Juan Alberto Salvatierra (Premio Romero Esteo 2002), la obra fue llevada a escena por el Centro Andaluz de Teatro en la temporada 2003-2004, con éxito de crítica y público. Cinco años después el Teatro Cánovas vuelve a acoger esta tragicomedia (desde mañana y hasta el 1 de marzo), revisada, actualizada y ampliada pero con el trasfondo intacto. "Ha pasado el tiempo pero lo más triste es que el problema sigue ahí y ha empeorado sustancialmente", recordó ayer durante la presentación Miguel Zurita, uno de los intérpretes malagueños que repite presencia, al igual que Olga Salut. El elenco local lo completan los actores Aníbal Soto y Salvador Reina.

Tras un trabajo de cuatro meses Fraga y Salvatierra reelaboraron mano a mano el texto inicial para su escenificación con la incorporación de ocho escenas más, y un perfil de personajes "mejor definidos", recordó su director. El nuevo Rey de Algeciras incluye además un análisis de la problemática de género, personalizada en los roles femeninos de la trama. "En la primera versión la mujer era tratada como víctima y ahora se añade el concepto de orden, en la piel de una guardia civil", resumió Fraga. En el caso de la prostituta, encarnada por la malagueña Olga Salut la transformación le permite ejercer ahora de luchadora. "Siempre es de agradecer la oportunidad que se le brinda a la mujer de luchar, poder defenderse", expresó Salut.

La trama que esconde El Rey de Algeciras parte de un hecho aparentemente trivial. Dos indigentes se enteran un día cualquiera que el rey de España va a visitar Algeciras y comienzan a especular cómo podría la solución a sus problemas. En una suerte de Bienvenido Mr Marshall a la andaluza, en el laberinto que trazan los contenedores y las montañas de este rincón de Cádiz, víctima del mar se desarrolla una cruda historia poblada de traficantes, policías, putas, camellos...que bien se podría extrapolar a "todos los Estrechos del mundo, ", subrayó Fraga.

La obra respira Andalucía en forma y fondo con cuatro constantes de la tierra. "El quejío en forma de llanto o grito; el sentido del humor, aquí a través de los dos indigentes que le dan el contrapunto a la tragedia; la denuncia, esa facultad de los andaluces de decir las cosas claras; y el compás, ese ritmo interno que se escucha en toda la obra y que al final como en el fandango te dan ganas de aplaudir por todo lo que se ha volcado", remató Fraga.

Tras su estreno en Sevilla el pasado enero y su paso por Cádiz, El Rey de Algeciras llega a Málaga, dispuesto a provocar la reflexión sobre una triste realidad demasiado presente. El montaje viajará además a Mijas y Marbella los días 13 y 15 de marzo respectivamente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios