Equipamientos Continúa la tormenta en el Palacio de Villalón

De la Torre admite que la cesión de obras del Thyssen aún no está firmada

  • El alcalde asegura, no obstante, que el museo saldrá "fortalecido" tras la dimisión de María López y Tomás Llorens · La oposición solicitará una reunión extraordinaria del Patronato · Las exposiciones temporales quedan en el aire

Comentarios 4

Cuando se presentó ante los medios de comunicación el Museo Carmen Thyssen-Bornemisza el pasado 23 de marzo, la mentora de la pinacoteca afirmó, tras ser preguntada al respecto, que el acuerdo alcanzado para la cesión de obras por un plazo de quince años se ampliaría cuanto antes "y sin problemas" con el fin garantizar la presencia en la ciudad de las 230 obras de su colección durante más tiempo. El alcalde, Francisco de la Torre, celebró de manera visible la "generosidad" de la baronesa. Pero en aquella ocasión, los dos estaban ocultando la verdad. Ayer, De la Torre admitió que el acuerdo para la cesión de los cuadros aún no ha sido firmada, a pesar de que se conservan en el Palacio de Villalón desde el pasado 8 de marzo. De esta manera, el único compromiso que ata a la colección a Málaga es un acuerdo verbal y las buenas intenciones expresadas en varias ruedas de prensa durante los últimos cuatro años. Nada más.

De la Torre realizó estas declaraciones ayer, cuando fue preguntado por la dimisión de la ya exdirectora del museo, María López, y del miembro del Patronato de la Fundación Palacio de Villalón Tomás Llorens. El alcalde restó importancia al asunto y aseguró que la firma está "perfectamente garantizada, me da igual si es hoy que mañana que dentro de una semana que dentro de un mes", porque "están aquí las obras". E insistió en que "el compromiso de la creadora de la colección que nos permite tener este museo es más fuerte que nunca". Incluso llegó a afirmar que, tras la salida de López y Llorens, el proyecto "sale fortalecido", ya que el "compromiso" de la baronesa "es aún más fuerte".

En cuanto al nombramiento de Javier Ferrer como gerente, motivo señalado por Tomás Llorens para presentar su dimisión, el alcalde explicó que la decisión de que la estructura de esta entidad diferencie entre director artístico y gerente correspondió a la propia baronesa, siendo el modelo que tiene el Thyssen de Madrid, que "funciona muy bien", o el Museo Picasso Málaga, entre otros. "Es una propuesta muy de ella y hemos defendido en el Patronato la existencia de esa bicefalia, gerente por un lado y director artístico por otro", apuntó. Además, dejó claro que correspondió también a la baronesa la "sugerencia" de que el gerente fuera Javier Ferrer, anterior coordinador general del Ayuntamiento de Málaga. Otras fuentes cercanas a la baronesa apuntaron que esta bicefalia ya estaba contemplada en el primer organigrama del Patronato, y que posteriormente Tomás Llorens ejerció su influencia para unificar ambos puestos, ya con María López en mente. A finales del pasado febrero, cuando, apenas un mes antes de la inauguración, sólo se habían cerrado en el museo tres contratos de personal, Carmen Thyssen aprovechó esta circunstancia (que demostraba, según las fuentes, la escasa preparación de López en materia de gerencia) para convencer al Patronato de la necesidad de la contratar un gerente. De esta forma, la baronesa impuso así su criterio en un pulso mantenido con Llorens que se saldó con la salida de éste y de la directora.

Preguntado por qué no se convocó un concurso abierto para ocupar el puesto de gerente como sí se hizo con la dirección artística, Francisco de la Torre señaló que el Patronato "no lo consideró necesario, ya que no es lo mismo la gerencia que la dirección artística; fue una iniciativa de la presidenta y que hemos hecho nuestra todos". Sobre Llorens, el alcalde comentó que "hay una diversidad de opinión, una divergencia puramente técnica sobre cómo se concibe la gestión del museo". "No tiene más alcance", aseveró respecto a las críticas del historiador, ya que "no es un tema de la persona, sino del fondo de la cuestión, no está de acuerdo con que haya un gerente. Pero Carmen Thyssen sí ve razones", apostilló.

Más aún, afirmó que "va todo ligado, hay que ver las cosas desde el punto de vista artístico; no se pueden conseguir buenos resultados económicos, que haya menos costo, si no hay buena calidad y buenos resultados artísticos". "Eso es lo que consigue el Thyssen de Madrid", por lo que se preguntó "por qué no va a ser posible en el de Málaga". "La experiencia de Madrid nos tiene que servir para tener el mismo éxito", defendió. Al ser cuestionado acerca de si intentó que las dimisiones no se produjeran antes de las elecciones municipales, como sostuvieron López y Llorens, negó este punto aunque sí comentó que intentó evitar "una situación que pudiera ser interpretada como se ha visto ahora en la prensa". Además, reconoció que les aconsejó que "las decisiones no se tomaran en caliente", en tanto que "es bueno reflexionarlas desde el punto de vista personal".

En relación con el funcionamiento del museo tras la dimisión de la directora, De la Torre aclaró que María López "sigue en funciones, tal y como lo establece su contrato, y lo seguirá al menos tres meses con plenitud de tareas". En ese tiempo se convocará un concurso para buscar a un nuevo responsable de la dirección artística de la pinacoteca. De este modo, el alcalde consideró que "no hay ninguna ruptura ni ningún problema de funcionamiento", a la vez que aseguraba que "el éxito que ha tenido el museo desde el principio va a seguir igual", ya que "sigue siendo tan atractivo con la directora López o con el señor o señora X". Igualmente, desvinculó de las dimisiones el aplazamiento hasta principios de junio de la primera exposición temporal que albergará el Museo Thyssen de Málaga: "no tiene nada que ver". Al contrario, dejó claro que ello evidencia "el deseo personal de la baronesa de que esta muestra tenga más ambición que la planteada anteriormente, con cuadros que no estaban ahora disponibles". "Es una cuestión puramente administrativa y no tiene nada que ver con este tema".

No obstante, otras fuentes cercanas al Patronato confirmaron que éste órgano no puede asumir en la actualidad el coste de 650.000 euros anuales del programa de exposiciones temporales diseñado por Tomás Llorens, por lo que, en realidad, la puesta en marcha de las mismas continúa en el aire, tanto en lo que respecta a cuadros como a contenidos, mientras se refuerza la colección permanente como atractivo principal. Por su parte, PSOE e IU solicitarán la convocatoria extraordinaria del Patronato para pedir explicaciones por las dimisiones. El portavoz de IU, Pedro Moreno Brenes, afirmó que estas dimisiones confirman "las irregularidades denunciadas y la situación totalmente insostenible de la gestión municipal en el Thyssen", y denunció que el alcalde "haya puesto por encima de la legalidad, la profesionalidad, los intereses públicos y el sentido común su foto con la baronesa para inaugurar el museo antes de las elecciones".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios